El hospital de Gandia pone en marcha un sistema de dispensación automática de los uniformes

8031365-12503975

Noticias ONDA3/Canal Salud.- El hospital Francesc de Borja de Gandia ha puesto en marcha un sistema de dispensación automática de los uniformes del personal. Se trata de un equipamiento de última tecnología que comprende dos máquinas dispensadoras y dos retornadoras de la ropa que a diario utilizan los trabajadores del hospital, ubicadas junto al servicio de lencería y en el bloque quirúrgico. El sistema es similar al instalado en otros centros como el Hospital General de Valencia.

Tanto para obtener el uniforme como para devolver las prendas usadas, el trabajador dispone de una tarjeta identificativa en la que previamente se han registrado las necesidades de ropa según la categoría profesional y el servicio.

Por ejemplo, si se trata de un administrativo, el usuario únicamente tiene autorización para obtener batas blancas, mientras que en el caso del personal sanitario de la UCI, se puede disponer de un pijama (chaquetilla y pantalón) del color del servicio, que en este caso es violeta (en el caso de quirófanos es verde y en el de hospitalización, blanca).

El funcionamiento de las nuevas máquinas es el siguiente: para recoger el uniforme, el trabajador desliza la tarjeta por el lector y selecciona las prendas que necesita (un máximo de dos de cada tipo) y la talla (únicamente la primera vez, ya que las sucesivas quedará registrada) y espera unos segundos a que la máquina le dispense el material.

En el caso del retorno del uniforme, el trabajador únicamente tiene que pasar la tarjeta por la máquina y depositar la ropa usada en el espacio dispuesto para ello.

Todo el proceso queda registrado informáticamente, de manera que, en todo momento, existe un control exhaustivo de los movimientos de las prendas. Así, desde el servicio de logística pueden conocer la cantidad, el tipo de material y quién lo está utilizando, y cuándo y cuánto es necesario reponer, optimizando así los ‘stocks’ de ropa y evitando en gran medida que la ropa se extravíe.

Una de las grandes ventajas es que se adecúa el consumo de material a las necesidades reales consiguiendo la máxima disponibilidad de uniformidad para los usuarios, ya que en todo momento (todos los días y a cualquier hora) se tiene la posibilidad de obtener ropa limpia y devolver las prendas manchadas. Con ello, se incrementa tanto el confort del trabajador como la higiene del centro hospitalario.

Además, el sistema garantiza que cada usuario esté correctamente uniformado según su categoría profesional y servicio, lo que ayuda en la identificación de los trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *