Connect
To Top

Hoy en la Fiesta de Viernes Santo

Por Arturo Climent Bonafé. Canónigo de la Catedral de Valencia. Ex-Abad de la Colegiata de Xátiva. 

Querido Jesucristo: Hoy es Viernes santo, día duro, fuerte, pero lleno de gracia, de misericordia y de ternura.

Tu Pasión y Muerte contada por san Juan en su Evangelio es una historia de amor a los hombres; nos amaste hasta el extremo, hasta la muerte, lo cual demuestra la verdad de tu amor. Te entregaste totalmente por nuestra salvación.

Hoy conmemoramos esa muerte redentora en la Cruz. Locura para unos, vergüenza para otros, para nosotros salvación. Hasta ahí llegaste, querido Jesucristo. ¿Quién puede comprender este misterio tan grande?; ¿quién puede medir tu entrega, tu ternura y tu amor, para llegar tan lejos?; ¿quién podrá pagar el sufrimiento de tu corazón de hombre Dios?

El Calvario es un enorme misterio humano y divino. Verte clavado en la Cruz impresiona, destroza el alma; escuchar tus Siete Palabras, por una parte desorienta la sicología humana y por otra reanima la fe cristiana.

Tuviste palabras de perdón: “Perdónales porque no saben lo que hacen”

Palabras de acogida:”Hoy estarás conmigo en el Paraíso”.

Palabras angustiosas:”Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

Palabras de abandono a la voluntad del Padre:”Todo está cumplido”

Palabras de necesidad:”Tengo sed”.

Palabras de donación:”Mujer ahí tienes a tu hijo. Hijo ahí tienes a tu Madre”.

Palabras de confianza:”Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu”.

Es una especie de testamento espiritual: tus últimas voluntades.

¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?

Esta tarde del Viernes santo queremos agradecer ese tan gran bien que nos has hecho, la gracia que cada día nos otorgas, tu muerte redentora, tu amor.

Santo Dios, santo fuerte, santo inmortal. Líbranos; Señor, de todo mal.

Tu Cruz adoramos, Señor, y tu santa resurrección bendecimos. Por el madero ha venido la alegría al mundo entero.

Hoy no te pedimos nada. El Viernes santo no es día para pedir sino para dar. Queremos darte nuestro amor, nuestra vida, todo lo que somos y tenemos. Queremos darnos a nosotros mismos y todavía nos quedamos cortos. Queremos vivir para ti, Señor Jesús. Te ofrecemos todo nuestro ser, nuestros proyectos, nuestro cada día con todo lo que lleva consigo. Te mereces todo eso. Tú eres el Dios que nos salva, la luz que nos ilumina, la mano que nos sostiene, el techo que nos cobija.

Querido Jesucristo en este Viernes santo acoge nuestro corazón contrito y humillado y si algo pedimos es perdón. Perdón por nuestros pecados, por nuestra infidelidad, por nuestras caídas y recaídas, por nuestra soberbia y rencores, por nuestros odios y envidias, por nuestras faltas de fe, de esperanza y caridad.

Por las muchas veces que te hemos ofendido, perdónanos, Señor. Que tus Llagas nos curen.

Querido Jesucristo acoge esta súplica sencilla y humilde en este día de tu Muerte preciosa.

Sabemos que Dios lloró en el momento de tu muerte.

Acoge también nuestras lágrimas y perdona nuestras siempre ofensas. Amén.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Columnistas

  • La Gran Manzana siempre contigo

    Por Jessie Ramirez. Productor Manager. Nueva York-USA. Hola mi gente. Saludos desde la ciudad que nunca duerme.

    Jessie Ramírez17 abril, 2018
  • El Telegrama de Play Mediterráneo: Teatro

    El Telegrama de Javier Furió de este jueves, 5 de abril, homenajeó al teatro con motivo del Día Mundial del Teatro,...

    Javier Furio11 abril, 2018
  • Amor para tod@s

    Por Felipe Giner Gran. Columnista.  Hoy quiero abriros mi corazón y mi alma a todas las personas, buenas, menos buenas, amigas,...

    Felipe Giner Gran6 abril, 2018
  • Sublime

    Por José Aparicio Pérez. Doctor en Arqueología UV. Académico de Número de la RACV.  Angeles y música en el ábside de...

    José Aparicio Pérez28 marzo, 2018
  • De nuevo Noches de Manhattan-Nueva York

    Por Jessie Ramirez. Publisher&Artist Manager. Nueva York (USA) Hola mi gente. Vuelvo de nuevo con mis columnas desde la ciudad de...

    Jessie Ramírez28 febrero, 2018