Humedades en el hogar

humedades-en-el-hogar
La humedad es una de las patologías de la construcción más difícil de evitar, para solucionarla es imprescindible determinar el origen de la misma para solucionar el problema.

La humedad es un problema casi imposible de evitar por completo en una construcción, su temprana detección facilita las reparaciones y disminuye los costes, prolongando la vida útil de la edificación.

Las humedades producen una serie de patologías en las construcciones, a la vez que empobrecen las condiciones ambientales, llegando a afectar la salud de quienes habitan o trabajan en ellos.

Algunos de los problemas que ocasiona la humedad en las construcciones son: la presencia de hongos sobre paredes y techos, aparición de grietas en los mismos, desconchamiento de la pintura, desprendimiento de revoques.

Los hongos y microorganismos atacan a los materiales constitutivos de las paredes y techos, degradándolos y pudiendo llegar a su destrucción. Atacan a vigas, paneles y otros elementos de yeso, deforma aberturas de madera, oxida los elementos metálicos y puede atacar los elementos estructurales.

Además, los hongos son perjudiciales para la salud, por lo que es necesario tratar las paredes apenas aparezcan los primeros síntomas.
Las humedades en el hogar:

Hay múltiples causas para la aparición de humedades en el hogar, algunas pueden prevenirse. Por este motivo, es de vital importancia determinar el origen de las humedades en una construcción, para solucionarlas de la mejor manera posible.

Una de las causas más comunes de la aparición de humedad en una construcción, está en la humedad de condensación. Esta se debe a una saturación de humedad ambiente y se localiza principalmente en baños y cocinas, pues son los espacios donde se produce mayor cantidad de vapor. Para prevenirla o solucionarla, debemos recurrir a una correcta ventilación de los espacios.

También podemos recurrir a una mejor aislación térmica, para evitar que los cerramientos mantengan tanta diferencia de temperatura con el ambiente interior, evitando las condensaciones sobre los mismos.

Otro recurso que podemos emplear para combatir la presencia de humedad de condensación en habitaciones comprometidas, es recurrir a materiales más resistentes a la humedad, evitando el uso de maderas y otros materiales altamente higroscópicos.
Tipos de humedades en las construcciones:

• Por capilaridad: estas humedades son altamente problemáticas pues provienen del terreno y atacan a los cimientos y muros. El agua asciende por capilaridad de los materiales de construcción (maderas, morteros, hormigones, cerámicos, etc). Se puede reconocer por las manchas horizontales características. Se originan en las malas impermeabilizaciones.

• Por filtraciones: se originan en roturas de las tuberías de abastecimiento, en las de desagüe o por la presencia de grietas en los cerramientos exteriores. Las humedades causadas por daños en las tuberías requieren de una reparación puntual de la rotura y el cerramiento afectado para que el problema desaparezca.

Con las grietas en los cerramientos, se complica un poco más porque la humedad puede recorrer un amplio camino que la aleje de su fuente, lo que dificulta la localización del problema. Además, las grietas pueden afectar a elementos estructurales, lo que complica las reparaciones.

• Ambientales: estas humedades se producen por la situación ambiental de la construcción. Incide el lugar de la edificación, el estado de conservación. Para evitarlas se puede recurrir a una buena ventilación, la instalación de protección térmica, entre otras medidas para modificar el microclima de la zona.

ESMASACTUAL/Redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *