INSTRUMENTOS MUSICALES DE CUERDA PULSADA O PLECTRO: EL TIMPLE CANARIO

      Son varios los instrumentos de cuerda pulsada o plectro, entre los que destaca, el Timple canario, del que vamos a conocer su origen, características, interpretes y clases.

El timple es un instrumento musical de 5 cuerdas típico y originario de Canarias. Al estilo de otros instrumentos de cuerda, especialmente de Sudamérica y Caribe, a modo del “tiple” colombiano o “cuatro” venezolano, el timple posee unas dimensiones reducidas, de unos 38-40 centímetros aproximadamente. Generalmente son de cinco cuerdas, si bien en algunos casos de cuatro cuerdas. La caja de resonancia estrecha y abombada por debajo denominada joroba, y que le recibir al instrumento la denominación de “camellito sonoro”. La afinación del timple puede ser variante dependiendo de para qué se use y quién sea el intérprete, pero la afinación más usada del instrumento es RE, LA, MI, DO, SOL.

Tiene un origen incierto, con diversas influencias europeas y americanas. En la actualidad está presente en todas las Islas Canarias, siendo parte integrante esencial de las agrupaciones del Archipiélago, si bien históricamente ha tenido un uso más extendido en las islas orientales de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote, siendo menos utilizado en las restantes y casi desconocido en las islas de El Hierro y La Gomera (que mantuvieron los instrumentos musicales más ancestrales como son el pito, la chácara y el tambor). En sus inicios era un instrumento de acompañamiento para los grupos de tocadores, si bien, su especial sonoridad y forma muy particular de rasgado, le ha configurado una importancia propia hoy en dia. En la actualidad se utiliza en todo tipo de formaciones musicales para interpretar desde música barroca a música contemporánea pasando por el jazz o el pop y las tunas.

Existen numerosos timplistas de reconocido prestigio en Canarias, y fuera de Canarias, si bien los más destacados son algunos de sus intérpretes más conocidos como Totoyo Millares por su larga trayectoria de difusión del timple, junto a tres grandes figuras del timple actual como son José Antonio Ramos, timplista de Gran Canaria más importante de la historia reciente de Canarias y fallecido en junio de 2008, el majorero Domingo Rodríguez Oramas “El Colorao” y el lanzaroteño Benito Cabrera. Otras jóvenes promesas del timple canario son Beselch Rodríguez, Yone Rodríguez, Pedro Izquierdo, Germán López, Abraham Ramos Chodo y Abraham Ramos Sánchez. Desde el punto de vista de la innovación hay que destacar a Enrique Mateu director y fundador del grupo multidisciplinar Artenara y el primero en utilizar los timples de seis y doce cuerdas. Jesús Machín es el más importante investigador y desarrollador del instrumento que ha aplicado al timple técnicas de construcción y diseño de otros instrumentos clásicos de concierto como la guitarra para conseguir timples de mejor calidad sonora y más cómoda ejecución así como mayor versatilidad y recursos. Entre otros avances, Jesús Machín diseñó y desarrolló el primer timple electroacústico para José Antonio Ramos así como los modelos de seis y doce cuerdas para Enrique Mateu. La fabricación del timple es artesanal, existiendo afamados artesanos timplistas, cuyas producciones son especialmente demandadas para las agrupaciones folclóricas y timplistas profesionales, principalmente afincados en las islas de Gran Canaria y Lanzarote, entre los que se encuentran Francisco Fariña, Carlos Felix, Francisco de Rosa, Kima, David Sanchez, Rijó, Quiquí, Vicente Corujo ,etc. Existe una amplia literatura sobre el timple, especialmente de métodos de enseñanza, realizados principalmente por profesores de música, si bien los principales timplistas han realizado sus propias publicaciones (Ramos, El Colorao, Cabrera,…). Tambien existe publiciones de partituras, así como de investigación histórica del instrumento canario. Hoy en dia ha tenido gran aceptación entre los músicos profesionales y orquestas, iniciándose su expansión internacional, especialmente por América, con la especialidad de su sonido. Se encuentra en trámites su aprobación para la enseñanza oficial en los Conservatorios de Música de Canarias.

Aunque tradicionalmente a todos los instrumentos derivados del timple original de 5 cuerdas y longitud de escala soprano, se les ha llamado timple; en los últimos años la proliferación de diferentes longitudes de escala disponibles a complicado la situación un poco. Para liarlo más, los luthiers no se ponen de acuerdo en unas medidas “estándar” para la longitud de escala o tiro, sino que cada cual utiliza una medida que considera apropiada. Realmente el problema radica en la falta de elección de cuerdas para timple que permitan encordar el mismo instrumento con varias tensiones a gusto del músico. Así por ejemplo un constructor considera que una escala de 38,5 cm está bien para un timple de concierto porque tiene una tensión media a la hora de tocar, mientras que otros llegan a 39 cm para conseguir más tensión en las cuerdas y facilitar el punteo al músico. En algunos casos se ven timples de 41 cm que al ser afinados en Re adquieren una tensión de cuerdas significativa y muy apreciada por músicos como “El Colorao”.

La clasificación de los tipos de timple se puede hacer en función de los calibres empleados por algunos constructores según la longitud de escala de cada timple.

Timple soprano: los timples clásicos con longitudes de escala de menos de 38 cm, con juegos de cuerdas de cualquier marca tienen muy poca tensión cuando se afinan en Re, tal vez agradecerían afinar un tono o medio tono más agudo. 1ª y 4ª nylon 0,55 mm, 2ª y 5ª nylon 0,65 mm, 3ª nylon 0,75-0,77 mm y algunas personas cuerdas entorchadas de nylon.

Timple de concierto: timples con longitudes de escala de 39 cm, con juegos de cuerdas de cualquier marca tienen una tensión buena en Re. 1ª y 4ª nylon 0,55 mm, 2ª y 5ª nylon 0,65 mm, 3ª nylon 0,75-0,77 mm y algunas personas cuerdas entorchadas de nylon. En los timples de escala 41 cm, se debe pensar que es como si añadiéramos un traste más en el tado de la pala, por lo tanto la sensación de tensión afinado en Re es la misma que si afináramos un timple de concierto medio tono más agudo; en resumen con las mismas cuerdas afinando en Re obtenemos una tensión alta.

Timple tenor: algunos timples modernos con longitudes de escala de 43 cm, con juegos de cuerdas de cualquier marca tienen muchísima tensión cuando se afinan en Re, y la recomendación es afinarlos un tono más grave. 1ª y 4ª nylon 0,55 mm, 2ª y 5ª nylon 0,65 mm, 3ª nylon 0,75-0,77 mm y algunas personas cuerdas entorchadas de nylon.

Timple barítono: Muy de moda desde hace unos años por su sonido grave y potente, en estos instrumentos hay longitudes de escala tan dispares como 45 (Agrícola), 46.2 (Kiman) y 48 (Fariña). La intención de todos estos instrumentos es acompañar y llenar un hueco existente entre el timple y la guitarra, siendo el rango similar a la vihuela mexicana. Normalmente afinados en La, en los dos primeros casos se recomienda 1ª y 4ª primera de guitarra, 2ª y 5ª segunda de guitarra, 3ª tercera de guitarra; y es la encordadura lógica si se tiene en cuenta que el 5º traste de una guitarra es una nota La en la primera cuerda y se corresponde más o menos con 46 cm de escala. En el caso de 48 cm. Fariña utiliza 1ª y 4ª nylon 0,65, 2ª y 5ª primera de guitarra entorchada, 3ª segunda de guitarra entorchada.

VLCRTV/Manuel J. Ibáñez Ferriol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *