Juan Roig inaugura su centro dedicado al emprendimiento en la Marina Real

El empresario valenciano Juan Roig, dueño de Mercadona, ha transformado varias bases de los equipos de vela de la Copa del América situadas en la marina de Valencia en un complejo emprendedor que aúna la sede de la Escuela de Empresarios EDEM, la incubadora de empresas Lanzadera y su empresa de inversiones Angels.

En algo más de un año se han remodelado las antiguas bases de BMW Oracle, Shosholoza y +39, con una inversión de 30 millones de euros para la construcción y adecuación de las instalaciones, con la participación de más de treinta pymes, para acoger un polo emprendedor en la Marina Real Juan Carlos I de Valencia.

Roig-Marina-Empresas

La Marina de Empresas inaugurada hoy, como se llama este proyecto de Juan Roig, que la semana pasada inauguró un circuito para corredores en Valencia de 5.731 metros, comprende entre las tres iniciativas todo el ecosistema emprendedor al aglutinar el ciclo completo para la creación de una empresa, desde la formación, al asesoramiento y la financiación.

El polo emprendedor cuenta con una superficie aproximada de 18.000 metros cuadrados construidos, de los cuales 9.000 están ocupados por la escuela de negocios EDEM, fundación cuyo patronato está formado por más de 25 empresas destacadas de la Comunitat Valenciana.

En los otros 9.000 metros cuadrados se ubican Lanzadera y su empresa de inversiones Angels, concretamente en las antiguas bases de Shosholoza y +39.

Se prevé que la actividad del complejo genere el paso de más de mil personas e impulse la creación de más de 200 empresas hasta 2017.

Roig ha inaugurado las instalaciones acompañado del president de la Generalitat, Ximo Puig, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, en un acto al que han asistido más de 200 empresarios y directivos.

En su discurso de inauguración, Juan Roig ha afirmado que la Marina de Empresas es una fábrica de empresas, empresarios y directivos a los que se ayudará a “navegar en mar abierto sin hundirse”.

“Aspiramos a algo novedoso y único en España”, ha manifestado el empresario, que se ha referido al modelo de calidad total: “Pensar mucho en los clientes y tratar bien a los trabajadores y a los proveedores, ganando dinero, que es la forma de hacer sostenible todo el sistema, mediante el esfuerzo y el trabajo”.

Roig ha apelado a la ética, la honestidad y la responsabilidad de los empresarios, y al inconformismo de los emprendedores, que deben nadar a contra corriente y asumir riesgos para convertirse desde “pequeños barcos” a “transatlánticos”.

Según Roig, en ese camino también puede haber fracasos ya que el éxito es tener un menor porcentaje de errores que de aciertos, y el grado de bienestar de la sociedad dependerá de la calidad de las empresas que tenga.

El propietario de Mercadona ha asegurado que la falta de recursos económicos no son el problema para estudiar y convertirse en empresario, y ha recordado que la Comunitat Valenciana ha sido tierra de emprendedores desde el siglo XVIII, cuando exportaba naranjas a toda Europa.

El president de la Generalitat ha destacado que la Comunitat está en una “encrucijada” que engloba su “invisibilidad” en el conjunto nacional, su “hipoteca reputacional” y el cambio del modelo productivo hacia las nuevas tecnologías.

Para el alcalde de Valencia, el uso empresarial que ha dado Juan Roig a la marina es compatible con el deportivo y de ocio, y ha resaltado que el complejo empresarial contribuirá a revitalizar la zona.

Entre los invitados al acto se encontraban el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, los presidentes de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri; AC Hoteles By Marriott, Antonio Catalán; Grupo Cortefiel, Javier Campo; y Balearia, Adolfo Utor, y la consejera delegada de Porcelanosa, María José Soriano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *