“La buena noticia es que la dislexia se puede compensar en la mayoría de los casos”

generafoto.aspxEl Dr. José Francisco Cervera, Vicedecano de Logopedia de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, ha incidido en que “la buena noticia es que si bien la dislexia no se cura porque actualmente no se puede afrontar su origen genético y neurobiológico, en la mayoría de los casos se pueden compensar sus efectos en el aprendizaje”.

Este experto ha hecho esta afirmación durante la ponencia que ha impartido en la II Jornada sobre Dificultades de Comunicación y Lenguaje de la UCV.

Previamente, el Dr. Cervera ha presentado el encuentro junto con la Dra. Dolores Grau, Decana Adjunta de la Facultad de Psicología, Magisterio y Ciencias de la Educación, centrado en la dislexia y organizado por la Facultad de Psicología, Magisterio y Ciencias de la Educación, el Campus Capacitas y el Máster Universitario en Intervención Logopédica Especializada.

Las sesiones se han celebrado en el Salón de Actos del Campus de Edetania Godella-Sagrado Corazón y han contado con cerca de trescientos participantes entre educadores, familiares y profesionales que intervienen en la educación de niños con dificultades de aprendizaje del lenguaje escrito.

La ponencia del Vicedecano de Logopedia de la UCV, bajo el título “¿Cómo podemos apoyarles?”, ha estado dirigida principalmente a los cerca de cincuenta familiares que han asistido al encuentro y en ella ha hecho un recorrido por la vida de una persona disléxica desde el nacimiento –“porque se nace con esta condición”- hasta la vida adulta.

El Dr. Cervera ha afirmado que este trastorno está modulado por tres factores: la inteligencia, la personalidad y el apoyo social. “Si estos factores juegan a favor de la persona, tenemos casos de disléxicos doctorados en Medicina”, ha subrayado. Por ello, “para compensar la dislexia se ha de conseguir que las habilidades del lenguaje escrito sean suficientes para ser relativamente autónomo estudiando y no tener los problemas de retraso escolar y de estigma social que puedan derivarse”. “Si conseguimos controlar estas cosas los resultados van a ser positivos”, ha aseverado.

Así, este experto ha detallado “qué problemas se plantean en cada etapa y cómo podemos ayudarles en el momento de la detección en la Educación Infantil, después en la fase del diagnóstico y los largos años de la escolarización, hasta la transición a la vida adulta y la inserción laboral”.

En definitiva, de lo que se trata es de que el paciente “desarrolle suficientes habilidades de lenguaje escrito para poder estudiar e impedir así que se desencadene la cascada de consecuencias en el retraso en aprendizajes curriculares, las implicaciones emocionales y el estigma social que deriva en fracaso escolar muy importante”, ha subrayado.

 

ONDA3.COM|UCV-Press|Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *