Connect
To Top

La caída de los Caballeros del Temple

La Orden del Temple se ve sometida a dos visiones contrapuestas que tienen su origen en la Edad Media. Algunos coetáneos, como Guillermo de Tiro, los consideraban caballeros ávidos de poder y gloria, mientras que otros, como Bernardo de Claraval, les describieron como cristianos modélicos.

Hoy en día hay quien cree que esta orden militar fue una secta esotérica que atesoraba toda clase de secretos arcanos. Y ello, unido al proceso que supuso el fin de la Orden de los Pobres Compañeros de Cristo y del Templo de Salomón, sin duda es la clave de su popularidad. La conquista de Jerusalén (1099) tras la Primera Cruzada abrió las puertas a la peregrinación hacia los Santos Lugares. La orden del Temple fue fundada poco después por Hugo de Payns para garantizar la seguridad de los peregrinos.

La existencia de la primera orden de caballería estuvo por tanto asociada a este fenómeno. Los novicios que ingresaban en el Temple debían renunciar a cualquier posesión terrenal. Sin embargo, la orden pronto se vio beneficiada por un gran número de donaciones, tanto en bienes inmuebles como dinero y armas, además de privilegios y exenciones fiscales de reyes y del papado. La enorme riqueza del Temple se basó en dos pilares: las encomiendas y la banca. Las primeras incluían haciendas, inmuebles, títulos, y poblaciones con rentas, derechos y aranceles. Las actividades financieras se vieron facilitadas por su carácter internacional. Los templarios realizaban préstamos a un interés menor que los judíos y, en una época en la que transportar dinero siempre resultaba arriesgado, contaban con pagarés y letras de cambio.

Un siglo después de su fundación, la Orden era un estado dentro del Estado, tanto en un sentido militar como económico, pues poseía más de 9.000 encomiendas, unos 30.000 caballeros y sargentos (además de escuderos, siervos y artesanos), cincuenta castillos por toda Europa y Oriente Próximo, y una flota en los puertos de Francia que realizaba labores mercantiles y militares. El comercio con Oriente, que había estado prácticamente cerrado desde la conquista islámica, les permitió importar especias, seda, ébano, azúcar, incienso y otros productos de lujo.

Pronto los rumores de que los templarios atesoraban enormes riquezas, que incluían sagradas reliquias traídas de Tierra Santa, alimentaron la imaginación popular. Lo cierto es que estos ingresos se destinaban por entero a mantener un costoso dispositivo militar para la defensa de los Estados Cruzados.

Jacques de Molay, el último maestre del Temple, asumió el cargo en 1293, cuando la orden se hallaba en una posición muy precaria. Tras la caída de San Juan de Acre dos años antes, los cruzados tuvieron que evacuar sus últimas posesiones en Tiro, Sidón y Beirut. Para entonces, Europa occidental se veía sumida en una grave crisis económica, y a ningún monarca le interesó reconquistar los Santos Lugares. El Temple, en gran medida, había perdido su razón de ser, y los intentos del papado de organizar una nueva cruzada fracasaron. En tales circunstancias, Jacques de Molay demostró una notable habilidad militar, pero una escasa visión política. Gracias a una alianza con el reino cristiano de Armenia y los mongoles, logró derrotar a los musulmanes y retomar Jerusalén durante unos meses. La falta de refuerzos le impidió consolidar el éxito y le forzó a retirarse tras intentar conservar algunas plazas.

A partir de tal desencuentro, los rumores y libelos sobre los templarios comenzaron a difundirse de forma oportuna por toda Francia. Poco después, en julio de 1306, el rey ordenó la expulsión de los judíos y sus bienes pasaron a ser propiedad de la Corona. Esto no bastó para saldar sus enormes deudas. Dada la situación, Jacques de Molay viajó a Poitiers, donde se reunió con Clemente V para solicitar una investigación formal, que se inició en agosto de 1307.

En una bula emitida el 22 de noviembre, el Papa elogió el celo mostrado por Felipe IV y ordenó que la orden fuera investigada en toda la Cristiandad. Asimismo solicitaba que se confiscaran todos sus bienes para que la Santa Sede se hiciera cargo de ellos. El proceso judicial se caracterizó por la obtención de confesiones mediante tortura, gracias a lo cual Jacques de Molay admitió haber renegado de Dios, escupir sobre la cruz, adorar a ídolos y practicar la sodomía.

El 12 de marzo de 1312, el concilio de Vienne decretó la disolución oficial del Temple y los bienes de la orden fueron repartidos. Tras declararse inocentes, Jacques de Molay y 38 templarios fueron llevados a una isla del Sena para morir en la hoguera.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cultura