La Cámara Hiperbárica del Hospital General de Castelló supera los 46.000 tratamientos en sus once años de funcionamiento

Cámara-hiperbárica-del-Hospital-de-CastellóEl conseller de Sanitat, Manuel Llombart, ha visitado esta mañana la Unidad de Terapéutica Hiperbárica (UTH) del Hospital Universitari General de Castelló (HUGCS) donde se han realizado un total de 46.000 tratamientos desde su apertura en el año 2002, con un importante incremento de tratamientos a pacientes oncológicos.Llombart, que ha conocido las instalaciones junto al gerente del Departament de Salut de Castelló, Francisco Pérez, la directora médico del HUGCS, Beatriz Sánchez-Peral, la directora económica del Departament, Irene Brell, y el jefe de sección de la UTH, Manuel Salvador.

El equipo de la Cámara Hiperbárica ha atendido en estos once años de funcionamiento a más de 2.400 pacientes y ha aplicado 46.000 tratamientos. Esta Cámara mejora la calidad de vida de pacientes que están sometidos a tratamientos oncológicos como la radioterapia o evitando secuelas neurológicas en los accidentes de los buceadores, entre otras patologías.

Las 7.546 sesiones que ha realizado la cámara hiperbárica, con una capacidad para 12 personas y personal sanitario, son en su mayoría colectivas, excepto cuando existe una urgencia o un caso especial -paciente encamado- que pueden ser individuales.

Además de estos profesionales, un equipo compuesto por personal médico y de enfermería efectúa labores de apoyo que facilitan el mantenimiento de la alerta localizada las 24 horas del día.

La UTH no sólo realiza atención especializada, sino que también lleva a cabo un seguimiento de los pacientes mediante una consulta externa.

En opinión de Llombart “estas cifras consolidan el papel de la Unidad de Terapéutica Hiperbárica en el sistema público sanitario valenciano, unidad que está operativa las 24 horas del día”.

Características de la terapéutica hiperbárica

La aplicación de la terapia con oxígeno hiperbárico resulta muy beneficiosa en los pacientes oncológicos que se someten a radioterapia, ya que permite tratar las lesiones radioinducidas.

Además, es imprescindible para la recuperación de buceadores que hayan sufrido un accidente disbárico. La UTH, también atiende a pacientes con otras patologías como la sordera súbita, las intoxicaciones agudas por monóxido de carbono, los aplastamientos y la gangrena gaseosa. También patologías crónicas como las referentes a los retardos de cicatrización, como en el denominado pie diabético, osteomielitis crónica refractaria y necrósis óseas.

El jefe de sección de la UTH, Manuel Salvador, ha indicado que “hay que tener en cuenta que la curación completa depende de las características de la patología y la respuesta del paciente. Pero en cualquier caso, siempre se obtendrá con la aplicación del tratamiento una mejoría de la vascularización de los tejidos (riego sanguíneo), como ocurre por ejemplo en las zonas que han sido sometidas a radioterapia”.

 

ONDA3.COM|Redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *