La cocaína programa al cerebro para recaer

ecec9fb0-f432-11e4-8441-b153d7cff21b_Coca-na

Noticias ONDA3 | Canal Salud.- Nos llega ésta noticia, desde la Universidad de Anglia del Este, en Inglaterra, que reproducimos a continuación, tal cual nos ha llegado a nuestra redacción. Nuestro agradecimiento a la comunidad científica, que nos sigue y valora. Los cambios que produce la cocaína en el cerebro de la persona adicta son tan profundos que lo introducen en una especie de espiral que lleva a nuevas recaídas. El equipo de Peter McCormick, de la Universidad de Anglia del Este (Inglaterra), presentaba hace unos días en la revista Journal of Neurosciencie, los resultados de una investigación que muestra los detalles de este mecanismo.

Lo más interesante del estudio es que conocer estos detalles puede ayudar a diseñar estrategias que eviten que las personas vuelvan a consumir la droga y esquiven el mecanismo molecular por el que la cocaína programa al cerebro para recaer. El trabajo, realizado con ratas, muestra que los neurorreceptores responsables del estrés y de la recompensa establecen una siniestra relación, de forma que el individuo es más propenso a necesitar consumir cuando se encuentra alterado.

“Hemos mostrado que la cocaína interrumpe la interacción entre los receptores y que estos cambios pueden incrementar el riesgo de recaída bajo condiciones de estrés”, asegura McCormick. “Y lo más importante, hemos identificado el mecanismo de protección contra esa recaída“. La idea de los investigadores es recomponer esa interacción rota por la cocaína, mediante el suministro de medicamentos que impidan los efectos del estrés.

El estudio se ha hecho en ratas, pero los receptores del cerebro humano son los mismos, de modo que el modelo es una buena aproximación antes de los ensayos con personas. Los autores del trabajo también sospechan que en personas con estrés post traumático se produce una alteración similar, pues estudios anteriores indican que los soldados y otras personas que sufren este problema son más propensos a las adicciones. Pero para demostrar eso tendrán que hacer nuevos trabajos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *