LA DISCAPACIDAD EN EL DIA MUNDIAL DE LOS MINUSVALIDOS

Hoy, día 3 de Diciembre, es el DIA MUNDIAL DE LOS MINUSVALIDOS Y DISCAPACITADOS. Una fecha, que hemos de recordar y tener en cuenta. ¿Conoce el lector algún discapacitado? Seguramente que muy cerca de usted, tiene alguna persona o personas con minusvalías psiquicas o fisicas. ¿Que piensa usted, cuando se encuentra con un minusválido? Todos podemos padecer en algún momento de nuestra vida, una discapacidad, no solo en el momento del nacimiento, sino a lo largo del desarrollo de nuestra existencia, podemos llegar a ser minúsvalidos. Un accidente de tráfico, una caída, un ictus o quizás la diabetes de tipo 2. Son solo ejemplos, que nos discapacitan para ejercer nuestra vida de forma normalizada. El minusvalido, tiene siempre el deseo de ser considerado como un ser igual a otro. Pero, siempre debe ser consciente de su carencia, de su minusvalía. Eso si, aceptándola desde el amor y la comprensión, podrá superar todo los obstáculos que su discapacidad le va colocando a lo largo del camino. Nuestra sociedad, debe tener siempre presente, la defensa de los derechos de los minusválidos. Si nos detenemos al analisis en otras épocas -por ejemplo en los días de la II Guerra Mundial-, los minusválidos eran considerados como unos tarados por los regímenes totalitarios, siendo utilizados como “conejillos de indias”, para experimentar mil aberraciones, tan solo por el hecho de ser considerados minúsvalidos. Los alemanes partidarios de Hitler y el nazismo, fueron excesivamente beligerantes, cuando se trataba de tener un minúsvalido en la sociedad. A la persona con una tara, se le escondía, se recluía de forma vergonzante, incluso se le apartaba de la vida familiar o social, solo por el mero hecho de tener una discapacidad. Las personas con minusvalía psiquicas, no solo eran recluidas en reformatorios vergonzosos, sino que se les vejaba, siendo objeto de mutilaciones y violaciones. Enfermedades como la epilepsia o la lepra, eran razón suficiente, para dejar en un aparte a la persona que lo padecía. Para algunas culturas, con un marcado signo religioso, el epileptico, era un endemoniado y el leproso un apestado. Y no digamos, cuando aparecían sintomas como el mongolismo o el sindrome de down, no solo sufrían maltrato, sino que se les consideraba “el tonto del pueblo o del barrio”. Dejemos de ser crueles con unos seres, que viven, sienten y padecen, igual o más que los considerados sanos. Pidamos a nuestras autoridades, que velen por ellos, que hagan leyes justas y favorecedoras, que les faciliten la vida social, cultural, médica y asistencial. Promover el valor del minúsvalido, es el mejor sintóma de que nuestra sociedad, estará despertando, y que todos, estaremos ya caminando por la reinvindicación de un mundo más justo y solidario. Nosotros en VLCRADIO.COM, seguiremos apostando por los MINUSVALIDOS y DISCAPACITADOS. Son lo mejor que nos ha sucedido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *