La Escolanía de la Virgen celebra su fin de curso con un concierto, una misa, y la confirmación de 11 alumnos

La Escolanía de la Virgen de los Desamparados celebró ayer, sábado, su final de curso con la celebración de un concierto de música de cámara, una eucaristía y la confirmación de once alumnos.

Los actos dieron comienzo en el salón de actos del Centro Cultural Bancaja, ubicado en la plaza Tetuán, con una “velada musical” ofrecida por escolanes de primero y segundo de la ESO que “tocaron diferentes piezas y formaron grupos camerísticos, con piano, violín, chello, flauta travesera y trompa como instrumentos”, según ha indicado hoy a la agencia AVAN el director de la formación coral valenciana, Luis Garrido.

Igualmente, tras la lectura de la memoria del curso, el rector de la Basílica de la Virgen, Juan Bautista Antón, dirigió unas palabras a los asistentes. Seguidamente, la Escolanía interpretó las tres canciones que componen el llamado “Triptic popular” de Francisco Llácer Plá (Valencia 1918-2002), “compositor muy querido por la Escolanía, que fue profesor del Conservatorio de Música, y del que se celebra el décimo aniversario de su fallecimiento”, ha añadido.

Finalmente, la Basílica de la Virgen de los Desamparados acogió la celebración de una eucaristía presidida por el Vicario de Evangelización del Arzobispado, Javier Llopis. Además, durante la ceremonia, un total de 11 escolanes alumnos de segundo curso de ESO recibieron el sacramento de la Confirmación.

Al término de la misa, “mientras los escolanes cantaban una Salve Solemne con los antiguos escolanes, los once confirmandos subieron a besar la mano de la Virgen”, que “significa su despedida del centro al terminar los estudios de segundo de ESO”. A continuación, todos se trasladaron al patio de la Escolanía para compartir una cena de confraternidad.

15 aspirantes realizan pruebas

De otro lado, un total de quince aspirantes están realizando, actualmente, las pruebas para formar parte de la Escolanía en 2012-2013, según Luis Garrido que ha expresado su satisfacción al finalizar un curso intenso de actividades musicales y de estudios académicos y su “esperanza” de tener la nueva sede rehabilitada para el curso próximo.

Precisamente, la Escolanía de la Virgen de los Desamparados realiza en la actualidad la restauración de su sede, en la calle Gobernador Viejo, 23, de Valencia, que acoge escuela de música, colegio y residencia escolar, “para optimizar su espacio” y facilitar el desarrollo de las actividades.

Los trabajos, que comenzaron el pasado mes de julio y está previsto que concluyan en el mes de diciembre, permitirán adecuar las tres plantas de la sede al espacio a las actividades de los escolanes, “que muchas veces se superponen”.

Junto a la adecuación de los espacios, las obras, sufragadas por la Fundación Escolanía Nuestra Señora de los Desamparados, también permitirán reforzar la estructura del edificio y dotarlo de nuevas tecnologías, como placas solares para facilitar el ahorro energético, aire acondicionado, pizarras digitales o proyectores.

En la actualidad, la Escolanía, fundada y erigida canónicamente en 1958 por el entonces arzobispo de Valencia monseñor Marcelino Olaechea, está integrada por 54 niños, de los que una quincena han sido residentes este curso.

ESMASACTUAL/AVAN/Redacción-Fotos:M.Hidalgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *