La Fundación Hospitales Nisa reúne a reconocidos expertos en terapia celular el en Hospital 9 de Octubre

de izq a drecha: doctores Luís Madero , Josep Maria Pujal, Jaime Pérez de Oteiza, María José Gimeno y Marcelo Palacios

de izq a drecha: doctores Luís Madero , Josep Maria Pujal, Jaime Pérez de Oteiza, María José Gimeno y Marcelo Palacios

ES+ACTUAL.REDACCION.- La capacidad terapéutica de las células madre presentes en la sangre cordón parte de su pluripotencialidad.

“Se trata de células que por su grado de inmadurez guardan muchas semejanzas con la células embrionarias, condición que las capacita para hacer muchas cosas: desde diferenciarse para formar distintos tejidos –muscular, hepático, neurológico, etc.- hasta cooperar con las células de un determinado órgano para su regeneración”, explica el Dr. Jaime Pérez de Oteyza, profesor de Medicina Universidad San Pablo CEU y director de Hematología Hospital Universitario Sanchinarro de Madrid.

La actividad relativamente reciente en España de los bancos privados de sangre de cordón ha limitado las ocasiones de reunir en un mismo foro de debate, tanto a los distintos bancos, como a expertos en terapia celular. En este sentido, la jornada celebrada ayer en el Hospital Nisa 9 de Octubre, organizada por la Fundación Hospitales Nisa supuso la primera oportunidad para conocer de cerca todas las posibilidades terapéuticas de las células madre presentes en la sangre de cordón umbilical, así como las ventajas de preservar la sangre de cordón umbilical en un banco privado.

Nuevas indicaciones. Desde que se realizara el primer trasplante de sangre de cordón en España hace 25 años, su uso ha estado restringido casi en su totalidad a la hematología, sobre todo al tratamiento de leucemias.

Sin embargo, estudios recientes abren la esperanza a la aplicación de estas células en patologías de difícil curación como las parálisis cerebrales o el autismo. Los resultados, si bien no apuntan hacia una solución del problema, si desvelan signos que pueden traducirse en una mejora o ralentización de la enfermedad. En este sentido, y según expuso el el Dr. Jaime Pérez de Oteyza, en casos por ejemplo de hipoxia –o falta de oxígeno en algún momento del parto- en el recién nacido, existen estudios que apuntan una supervivencia del 72% en niños tratados con sangre de cordón frente a un 41% de los que fueron tratados con otros métodos como la hipotermia.

La diabetes tipo I sería otro de los beneficiarios potenciales a medio plazo de los trasplantes de sangre de cordón. “Las células madre de la sangre de cordón podrían diferenciarse y ayudar a la creación de islotes pancreáticos, con la ventaja que eso supondría para los diabéticos insulinodependientes”.
La validez de las células madre en el tratamiento del autismo se encuentra también en fase de estudio. Un estudio reciente destaca que el 33% de los niños tratados registraron cierta mejoría.

Avances científicos. Durante la jornada, se presentaron a su vez avances científicos encaminados a optimizar los beneficios de las terapias basadas en el trasplante de células madre. En este sentido, la diferenciación de los distintos tipos de células presentes en el cordón umbilical, permitirá delimitar sus indicaciones para obtener mejores resultados. Las células mesenquimales presentes en el cordón, por ejemplo, y según apuntó la Dra. María José Gimeno, doctora en Ciencias e investigadora científica, “ayudan a controlar los procesos autoinmunes, reduciendo así el riesgo a procesos de rechazo y limitando las posibles complicaciones del trasplante”.

Situación legal. El encuentro en el Hospital Nisa 9 de Octubre sirvió también para analizar la situación legal en España de la utilización de sangre de cordón. El Dr. Marcelo Palacios, presidente del Comité Científico de la Sociedad Internacional de Bioética SIBI, lamentó que España fuera de los pocos países europeos que limita su uso (en la actualidad, los bancos privados de sangre de cordón en España están obligados a ceder, en caso necesario, sus depósitos a los bancos públicos, lo que obliga a muchos de ellos a sacar la muestras fuera del país) y apoyó su argumento en la afirmación de que “no se puede ser solidario si no se es libre para decidir”.

Sobre la conveniencia o no de acudir a bancos privados de sangre de cordón, el Dr. Luis Madero, catedrático y jefe del Servicio de Oncohematología del Hospital Niño Jesús de Madrid, afirmó, analizada su experiencia de décadas y resultados alcanzados en el tratamiento con células madre de patología no maligna, que “los niños con enfermedades metabólicas deberían guardar sangre de cordón de sus hermanos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *