La iglesia del Pilar recuperará la cripta del siglo XVII de un convento

La restauración de la iglesia del Pilar tendrá continuación tras la intervención realizada en la fachada, el campanario y la cubierta e interior de la capilla del Rosario hace ya dos años. El arquitecto técnico Manuel Galarza confirmó ayer el proyecto de la parroquia de desescombrar una cripta encontrada en 2010 y que fue utilizada en el siglo XVII por la Orden de los Dominicos, que tenían un convento justo al lado.
El propósito de la parroquia es utilizar el espacio subterráneo a modo de columbario, algo que debe autorizar el Arzobispado. Los feligreses se embarcaron en una recogida de donativos para acometer las últimas obras, así como la contratación de un préstamo a devolver a lo largo de diez años.
El convento estuvo vinculado a los servicios que prestaban los monjes en el antiguo hospital, también desaparecido y con un único edificio que subsiste transformado en la Biblioteca Pública, entre las calles Hospital y Guillem de Castro.
La cripta está con escombros desde que el convento fue transformado en un cuartel militar, tras la desamortización realizada en el siglo XIX. Galarza indicó que el método de enterramiento de los dominicos era colocar los cadáveres en unos nichos verticales, que pocos años después eran depositados en un osario situado en un pozo abajo.
El arquitecto técnico calculó que en la cripta hay espacio para unos 30 ó 40 nichos. Un diseño similar se puede encontrar en un recinto en la calle Alboraya, en esta ocasión perteneciente a la Orden de los Capuchinos. En la iglesia del Pilar hay una trampilla que da acceso al subsuelo, aunque de momento no se han decidido plazos para sacar los escombros de la cripta.
Entre la iglesia del Pilar y un edificio de viviendas que recae a la calle Hospital, se mantiene un solar que es propiedad municipal desde una permuta que hizo con el Ministerio de Defensa. El proyecto pasa por construir un pasaje y levantar un pequeño edificio en la pared medianera con el templo.
De momento, lo único que se ha hecho es adjudicar el diseño arquitectónico, así como la parte museística del inmueble. El Consistorio quiere abrir un Centro de Interpretación de la Memoria de Velluters, un lugar que recoja el pasado histórico y social del barrio.
Esta iniciativa ha sido fuertemente contestada por la asociación de vecinos, al entender que esa inversión debe destinarse a la rehabilitación del Colegio del Arte Mayor de la Seda, prácticamente con la fachada y algunas estancias en ruinas por su mal estado de conservación. Además, la entidad quiere que el solar sirva para un equipamiento público.
VLCRADIO | Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *