La investigadora Luz Rello es una experta con dislexia

_mg_1251-590xXx80

Entrevistas ONDA3|Agencias|Redacción.- Investigadora en la Universidad Carnegie Mellon de pittsburgh. “El colegio es el peor trago para un disléxico. Pero un día termina. ¡Ánimo!”

Ha creado la aplicación Piruletras, ejercicios en forma de juegos basados en los errores más comunes de los disléxicos; y DysWebxia, un recurso informático para la adaptación de textos que incluye varios lectores gratuitos, entre ellos el primer eBook para disléxicos. Ha cosechado múltiples premios por sus investigaciones en torno a la dislexia.

ONDA3. Cree que interactuar con los juegos de su aplicación puede ayudar a resetear el cerebro?

Luz Rello. No sé si tanto, pero sí hemos comprobado que Piruletras mejora notablemente la ortografía, y DysWebxia hace que los niños lean más rápido. Hemos comprobado científicamente que con tecnología se puede ayudar a las personas con dislexia de manera significativa.

ONDA3. ¿Qué recomendaría a los tutores?

L.R. Atención. Ellos pueden detectar mejor que los padres a los niños con dislexia. Y pueden salvarlos. Un padre difícilmente compara a su hijo con el resto de los niños, los profesores tienen todo el espectro de la clase y pueden comparar.

ONDA3. ¿Cuál es el consejo que daría a los padres de niños disléxicos?

L.R. La dislexia mina la confianza porque nunca estás seguro de si lo que lees o lo que escribes está bien. Cuando los niños se sienten queridos, tienen más confianza y eso los va ayudar a superar su dificultad. A los padres también les diría que estén tranquilos, sus hijos ‘solo’ tienen dislexia.

ONDA3. Y ¿cómo animaría a un niño disléxico?

L.R. ¡Adelante! Hay que pasar el trago del colegio; el colegio es lo peor porque todo pasa por la lectura y la escritura… y no hay manera. Hay que darle duro en el colegio. Aunque parece que no va a terminar en la vida, termina. Lo importante es que después del cole podrás estudiar lo que tú quieras, ser lo que tú quieras y utilizar todas las herramientas que tú quieras (ordenador, correctores) sin que a nadie le importe ni te juzgue. En el mundo real, a casi nadie le importa cómo lees o cómo escribes. Importan otras cosas que seguro que ellos ya están desarrollando en el colegio para compensar las dificultades que tienen.

ONDA3. ¿De qué manera vive hoy su dislexia?

L.R. Actualmente lo llevo bien. Pero mis artículos científicos siempre los ha de revisar alguien, pues hay errores que se me escapan.

Gracias por concedernos la presente entrevista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *