La lucha contra la desnutrición infantil en la región de Ségou, Malí

thumb.large.Emergencia_Sahel_Regin_Segou_MaliLa Association Malienne pour la Promotion du Sahel (AMAPROS) y Farmamundi están reforzando el combate contra la desnutrición infantil, paliando las deficiencias en los servicios de salud de los centros saqueados durante los combates en la zona y distribuyendo ayuda alimentaria de emergencia entre la población desplazada y familias de acogida en el círculo de Niono, en la Región de Ségou, Malí. La actuación, enmarcada dentro del convenio de emergencias 2012 con la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID), cuenta con el aval de Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y se extenderá a lo largo del año con otras actuaciones.

La situación en Malí es sumamente complicada desde que en marzo de 2012 guerrillas yihadistas ocuparan el norte del país y lo sumergieran en una grave crisis institucional y territorial.

Sólo en la región de Ségou, limítrofe con la región de Mopti, hay más de 46.400 desplazados internos de los 292.600 que sufren esta situación en todo el país. “Las familias de la región están acogiendo al 15% de la población desplazada del país, con la evidente presión que supone para los habitantes de las comunas de Niono y Diabaly, donde Farmamundi está desarrollando una intervención de emergencia para paliar la desnutrición infantil”, según explica la responsable del Acción Humanitaria y Emergencias de Farmamundi, Carolina Raboso.

Raboso afirma que en la actualidad “existen aún problemas para retomar la actividad habitual de los centros de salud de Diabaly, Djiguissme y Sabougnouma, destruidos tras la intervención militar de enero de 2013, ya que el personal sanitario no se ha reincorporado en su totalidad y no se cuentan con los medios técnicos necesarios para restablecer el servicio y dar cobertura a las necesidades sanitarias más urgentes”.

Según la evaluación de necesidades realizada por AMAPROS en coordinación con la Dirección Regional de Salud y UNICEF, las principales carencias a nivel sanitario se relacionan con la falta de medios para el diagnóstico y el tratamiento de la desnutrición.

En este sentido, entre las prioridades se ha destacado el combate a la desnutrición infantil mediante el aporte de insumos sanitarios relativos a la prevención de la malnutrición, por una parte, y el refuerzo de personal sanitario durante tres meses para dar servicio, por otra. “AMAPROS mantiene desplazado un equipo médico en la zona que realiza jornadas de peso y talla a la población menor de 5 años. Asimismo, apoya los programas de lucha contra la desnutrición de los centros de salud, mediante la realización de talleres de educación nutricional con las madres”. Además, se está realizando un seguimiento especial a 800 niñas y niños que están en riesgo de malnutrición aguda.

Distribución alimentaria de emergencia

Para apoyar la seguridad alimentaria de la población desplazada y de las familias de acogida, Farmamundi y AMAPROS también se están distribuyendo lotes de alimentos que benefician a más de 3.000 personas, con productos básicos como arroz, leche, aceite o azúcar.

A la preocupante inestabilidad política en el país, se suma la severa sequía de los últimos años, que ha propiciado la ruina de las cosechas, la muerte de los rebaños de animales y la falta de agua. En la actualidad, en Malí, se contabilizan más de cuatro millones y medio de personas en riesgo de sufrir inseguridad alimentaria.

Farmamundi mantiene en su planificación y con carácter prioritario la atención sanitaria y alimentaria de emergencia en Malí, centrada sobre todo en la población de los círculos de Ségou, Niono y San, en la región de Ségou, donde hace varios meses se distribuyeron 18.000 kilos de cereales entre la comunidad desplazada que ayudaron a paliar las elevadas tasas de malnutrición aguda, especialmente relevantes en los menores de 5 años y en las mujeres embarazadas y/o lactantes.

 

ONDA3.COM|Manuel J. Ibáñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *