La selección natural de darwin también afecta a las células

Los tejidos y órganos del cuerpo humano seleccionan las mejores células que los formarán en detrimento de aquellas “perdedoras” que podrían causar enfermedad, con lo cual se produce una selección natural a nivel celular, según recoge el estudio publicado este viernes y desarrollado por el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (Cnio).

La investigación, que ha estado liderada por el científico Eduardo Moreno, y que se publica esta semana en la revista ‘Cell Reports’ describe cómo la selección natural se produce también a nivel celular y cómo los distintos tejidos y órganos se aseguran de mantener “en sus filas a las mejores células evitando así procesos patológicos”.

Los últimos estudios científicos sugieren que las células compiten por sobrevivir y dividirse en los tejidos y órganos de los seres vivos que habitan.

“Las células pancreáticas, por ejemplo, desarrollan funciones muy distintas a las células de la piel pese a tener un material genético exactamente idéntico. Y así ocurre con los 200 tipos celulares diferentes que conforman el organismo humano”, señalaron desde el Cnio.

Sin embargo, a pesar del creciente interés que despiertan los mecanismos de competición celular, que aseguran el mantenimiento de las funciones en cada uno de los compartimentos del organismo, no se conocen con exactitud los mecanismos celulares y moleculares responsables de mantener esa homeostasis.

Mediante el estudio de la mosca del vinagre, se ha demostrado que el proceso de competición celular tiene tres fases. Las células seleccionadas como ‘ganadoras’ se encargan de eliminar a las ‘perdedoras’ mediante un proceso llamado apoptosis, o muerte celular programada. A continuación, los restos de células muertas son eliminadas por los hemocitos, que en la mosca son los equivalentes a los macrófagos humanos.

“La principal aportación del artículo es que hemos demostrado por primera vez el papel de los hemocitos, unas células circulantes de la hemolinfa de la mosca, en la eliminación de los restos celulares durante la competición celular”, apuntó Fidel Lobo, primer autor de la investigación.

Además, según el coautor Sergio Casas-Tintó, los resultados del estudio indican que algunos genes necesarios para la eliminación de restos celulares por los hemocitos no lo son para la apoptosis de las células ‘perdedoras’.

“Sugerimos que la fagocitosis no es una causa, sino una consecuencia de la muerte celular, lo que implica que todavía queda un largo camino por recorrer, para poder entender cómo se establece la selección de las células ‘perdedoras’ y su posterior eliminación”, añadió Moreno.

IMPLICACIÓN EN CANCER

Según el Cnio, la competición celular está estrechamente relacionada con procesos patológicos como el cancer. “Cada vez son más las evidencias que ponen de manifiesto la importancia de estos procesos en los bordes de los tumores, donde, observamos marcadores que sugieren una acumulación de células muertas”, afirmó Fidel Lobo.

EML|AG|Fotos: A.R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *