La UCV inicia el próximo curso un modelo educativo que aúna aprendizaje y labores de servicio a la comunidad

La Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) desarrollará a partir del próximo curso un modelo educativo que aúna aprendizaje y labores de servicio a la comunidad, integrado en el currículum educativo de las diferentes titulaciones.

El programa Aprendizaje-Servicio (ApS), que se promocionará en colaboración entre el Vicerrectorado de Estudiantes y Acción Social y el Instituto Universitario de Teoría de la Educación, posibilitará la integración de los estudiantes en servicios de atención a personas, colectivos desfavorecidos, mejora del medio ambiente, causas solidarias y humanitarias y mejora de la calidad de vida de la población, entre otros, según han indicado a la agencia AVAN fuentes de la UCV.

Este programa permite que los alumnos “aprendan y se desarrollen mediante la activa participación en un servicio que satisfaga las necesidades de la comunidad”, a través de una “actividad bien articulada y con valor académico”, que cuenta con la implicación de los profesores, según han destacado Juan Escámez, director del Instituto de Teoría de la Educación y Yolanda Ruiz, Vicerrectora de Estudiantes y Acción Social de la universidad.

Es una manera de colaborar con instituciones externas, crear estructuras participativas y potenciar la coordinación del profesorado, además de ser una “experiencia rica para los alumnos y, naturalmente, para los destinatarios de la acción”, han añadido.

El programa fomenta una “ciudadanía activa”, al actuar de “manera solidaria y cristiana para satisfacer las necesidades de las personas y de los grupos desfavorecidos”. Además, “adquiere el sentido social y educativo vinculado a un proyecto vital”, han señalado.

Los promotores del programa han asegurado que se trata de un proyecto educativo con “utilidad social”, en el que los estudiantes “toman conciencia de que persiguen más de un objetivo al mismo tiempo y sus acciones adquieren significado”. Para ellos los alumnos definen retos, generan ideas, diseñan un plan de actuación que llevan a cabo y, posteriormente, evalúan resultados, siempre desde la supervisión de un profesor”.

Otro de los objetivos del programa Aprendizaje-Servicio es el proceso de adquisición de conocimientos y competencias para la vida profesional y social, además de nuevos contenidos curriculares y competencias académicas y humanas suponen un “impacto formativo transformador en el estudiante”.

ESMASACTUAL/AVAN/Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *