La Vía Verde del río Serpis

El río Serpis es el único curso permanente de agua de las comarcas fronterizas entre Valencia y Alicante. El río mas caudaloso de Alicante. Gracias a su microclima y orografía es un refugio excelente para la flora y fauna. ACCESO

La excursión es de ida y vuelta, y se puede iniciar en LcOrxa o en Villalonga (Valencia). Para empezar a andar en LrOrxa, que es nuestra opción, hay que ir de Alcoi a Muro de Alcoi y, de allí, por la CV-705 a Beniarrés, siguiendo a L’Orxa. Pero antes de entrar en esta localidad, giramos a izquierda para ir a su vieja y abandonada estación, donde dejamos los coches. Su longitud es de 19,80 km ida y vuelta y la duración  es de 5 horas, 35 minutos

DIFICULTADFácil. No tiene ninguna dificultad de orientación. La excursión transcurre por la abandonada vía férrea, sin desnivel apreciable. Es algo larga pero, al ser de ida y vuelta, podemos volvernos donde queramos, aunque merece la pena hacerla completa. La vía la usan también los ciclistas y a veces algunos coches.

RECOMENDACIONES

Zapatillas de montaña o deportivos. Ropa apropiada a la estación. Mochila con agua y avituallamiento, para comer a mitad de la excursión y tomarse un tentempié (bocadillo, fruta y frutos secos, etc.). Gorra, gafas de sol, protector solar y labial. No hay puntos de agua en la excursión. Máquina de fotos. ES conveniente llevar linterna o frontal para atravesar los túneles.

ÉPOCA APROPIADA

Salvo en los meses de más calor, la excursión se puede hacer en cualquier época del año. Recomendable primavera y otoño. También el invierno.

DE INTERÉS

El rio Serpis y su paisaje rluvial encajonado entre farallones rocosos. La vegetación de ribera. La fauna asociada el río (aves, peces). Los carteles explicativos de la ruta en algunos lugares. El caminar por una vía abandonada y  restaurada como Vía Verde. Los saltos de agua. La vieja central eléctrica.

RUTA

Estación de L’Orxa (WP 1; 30 S 0732333,4303773; 288 m). Tomamos billete de ida y vuelta en la estación de L’Orxa, bajo las ruinas del castillo templario de Perpuchent, e iniciamos nuestro andar, encarrilados en la vía férrea. Pronto se hacen evidentes las huellas del trazado férreo que no debemos abandonar. Pasamos junto a una encina singular (8′) y nos acercamos al cauce del río Serpis, sobre cuyo margen izquierdo caminamos. Se deja ver la vegetación de ribera, incluso algunos helechos. El desfiladero se estrecha cada vez más, pero el caminar por la vía abandonada no presenta ningún problema. Hacemos fotos de vez en cuando. Así, hasta que llegamos al primer túnel (40′). La vegetación de ribera se hace cada vez más frondosa. De vez en cuando nos sorprende el vuelo de algún ave. La vista se pierde del río a los acantilados del cañón, y de los acantilados al río y su vegetación.

Pasamos junto a un espectacular azud del río (50′). Merece la pena una parada y hacerle una visita. De vuelta de nuevo a la vía abandonada, nos deslumbrará en cada recodo la visión del río y de los estratos calizos en los que ha labrado su desfiladero. Pasamos por una construcción abandonada para obreros del ferrocarril (1 h. 57, hasta que llegamos a la altura de la vieja central eléctrica, Fábrica de I’lnfern, donde abandonamos momentáneamente la vía férrea y cruzamos el río por un puente, ya que el puente original del ferrocarril está desmantelado (1 h. 18′).

Desvío puente sobre el río (WP 2; 30 S 0735667, -, 218 m). Seguimos ahora por el margen derecho del río, de nuevo por la abandonada vía del ferrocarril. Pronto llegamos a lo que fue el viejo apeadero de La Garrofera, junto a unos algarrobos. A lo largo del camino, unos paneles informativos (bastante deteriorados, por cierto), nos informan de la geología, la avifauna, la flora, los fósiles de la zona, etc. Es instructivo leerlos, pues el conocimiento  aumenta el placer de la excursión. Llegamos a un lugar donde unas señales verticales nos indican “PRV 42 Cim de la Sabor, Font de la Mata” (1 h, 48′), pero nosotros seguimos por nuestra vía. Pronto llegamos a la parada de la Caseta Moru y a  dar vistas sobre otro azud, de bella estampa. Otro túnel, muy corto, el tercero.

Pasamos junto a un meandro abandonado del río y un puente. Llegamos al cuarto túnel, más largo y con aliviaderos, en el que usamos la linterna. Y enseguida viene el quinto y último túnel, el más largo (2 h. 12′). También tiene respiraderos, pero hay que usar la linterna. Agobiados salimos a la luz. Bifurcación de caminos (WP 3; 30 S 0738079,4307298; 151 m). Llegamos a una bifurcación de caminos (2 h, 17′). Aunque la abandonada vía férrea sigue a izquierda (cartel de camino sin salida), nosotros tomamos a mano derecha un camino cementado que se pone en cuesta. Salimos a unas casas, tras un nuevo tramo de camino cementado. Aquí se abre el valle entre campos  de naranjos. A la derecha se muestra el impresionante circo de La Safor.  Enfrente vemos la tremenda cicatriz que ha causado una cantera en la montaña. Finalmente salimos a una carretera con abundante señalización (2 h. 45′). Carretera y cantera (WP 4; 30 S ; 0739238,4306806; 173 m). La llegada a la carretera de la cantera es el lugar adecuado para volverse (aquí iniciaremos la ruta si venimos desde Villalonga). La vuelta consiste en desandar lo andado, hasta que llegamos a la estación de L’Orxa (5 h, 35′; 19.8 km), donde finalizamos esta magnífica y sorprendente excursión.

 

VLCRADIO | Reportajes | Vicente Ramirez Lucas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *