Las “24 horas para el Señor” convocadas por el Papa se celebran en Valencia en la Catedral, la Basílica y en San Martín

PAPA FRANCISCO - ADORACIÓN EUCARÍSTICA 2
ES+ACTUAL.AVAN.REDACCION.- La Catedral, la Basílica de la Virgen de los Desamparados y la parroquia de San Martín de Valencia acogerán, los días 28 y 29 de marzo la jornada “24 horas para el Señor” convocada por el papa Francisco, según han indicado a la agencia AVAN fuentes de la Vicaría de Evangelización del Arzobispado de Valencia.

El papa Francisco ha llamado a toda la Iglesia a participar en esta jornada “como fiesta del Perdón, el perdón que el Señor nos da debe ser celebrado, como el padre de la parábola que celebró el regreso del hijo pródigo y perdonó todos sus pecados”, en palabras del Pontífice.

La archidiócesis de Valencia se sumará a la jornada, que tendrá lugar a nivel mundial desde la tarde del viernes 28 a la del sábado 29, a través de la Catedral, la Basílica de la Virgen y la Capilla de Adoración Perpetua de la parroquia de San Martín.

Del viernes al sábado

La apertura de la jornada tendrá lugar este viernes, a las 17 horas, en la parroquia de San Martín con el rezo de vísperas que presidirá el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro. Después de la liturgia “se invitará a los fieles a redescubrirse a sí mismos y comenzará el momento de confesiones y Adoración Eucarística”, según las mismas fuentes. La jornada se prolongará durante toda la noche en la Capilla de Adoración Perpetua de la parroquia de San Martín, así como en la Seo y la Basílica, en estos últimos lugares de culto en sus horarios habituales.

Asimismo, la jornada “24 horas para el Señor” se prolongará el sábado 29 durante todo el día en los tres templos hasta las 17 horas, momento en el que finalizará con el rezo de vísperas presididas por el vicario general de la archidiócesis de Valencia, Vicente Fontestad, en la parroquia de San Martín.

La jornada “24 horas para el Señor” ha sido organizada por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización y se dirige “a toda la Iglesia, con la intención de ser capaz de crear una tradición que se repita anualmente el cuarto domingo de Cuaresma”, según palabras del arzobispo Rino Fisichella, presidente de este Consejo Pontificio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *