Linchamiento mediático a un profesional de los medios

luis-rollan

Por Manuel J. Ibáñez Ferriol. Director de Contenidos Informativos del Grupo ONDA3 y de ONDA3TV.

No se cual es la razón, pero todos los veranos, asistimos al linchamiento mediático de lo/s profesionales de los medios de comunicación. Este año, le ha tocado a Luis Rollán. 

Como quiera que las cadenas de televisión -incluidas las alegales locales, que se concedieron a dedo y a fuerza de favores y comisiones en otras épocas-, programan aburridos y soporíferos programas, la mayoría refritos de otras temporadas o de la presente, la única que mantiene programas con temas de actualidad, es la del grupo Mediaset -la de la teta y el culamen-, es decir TELECINCO. 

La cadena, junto a una de las productoras, emite un programa, tipo magazine, titulado SALVAME -parece un poco apocalíptico-, con un formato parecido a otros -como Tómbola-, y que en su versión nocturna, a la que le ponen el adjetivo DELUXE, nos ofrecen dos programas: uno los jueves y otro los viernes. Llevamos ya muchos días, que en su programa vespertino, se ha tomado como presentador a linchar y derribar, a un jóven, atractivo, andaluz, simpático y más listo que lo que muchos se imaginan: Luis Rollán. 

Dicen, que ha traicionado a sus amigos, haciendo que determinados reportajes, se cobren, siendo el uno de los intermediarios. Bueno, es una práctica periodística, que tus amistades, cuando saben que tienes acceso a los medios de comunicación, acudan para darte noticias de nacimientos, bodas, divorcios y fiestas varias. Eso lo hacemos todos. Siempre tenemos a mano, a los amigos, para pedirles un favor, porque el mundo del periodismo ha cambiado muchísimo.

Una de las cosas, que mas me llamaron la atención, y que me dio, la verdad, mucha pena, es la descripción con pelos y señales del acto sexual, hecho por un hombre junto a otro. Me pareció de muy poco gusto. A mi que me importa con quien se acuesta cada uno. Somos libres de elegir con quien yacer en el lecho, en la cama, en la noche. Todos conocemos y sabemos cuales son las maniobras sexuales de dos hombres, de un hombre y una mujer o de dos mujeres. Lo que no entiendo, es que se haga de eso, un escándalo. ¿Alguien no lo ha puesto en práctica? Si al personaje, le apetece hacerse una gayola y correrse, porque con quien comparte lecho, le ha puesto cachondo/a, ¿que nos importa a los demás? Es ganar audiencia a base de morbo, pero del más bajo. Por mucho dinero que le paguen a uno, hay que saber distinguir entre lo privado y lo público. No podemos ni debemos usar la vida privada y los momentos de placer íntimo, como un arma arrojadiza, para obtener audiencia y ganar mas dinero.

De verdad que sentí verdadero asco, y me dio mucha pena que se estuviera juzgando algo privado, de un periodista de prestigio, serio, elegante, distinguido y de una gran familia. Luis Rollán, no se merece toda la serie de calificativos que se le fueron propinando a lo largo del programa. Allá cada uno con su vida, sentimientos, ilusiones, afectos y embestidas varias.

Y es que, estos susodichos colaboradores -entre los que hay ex-convictos, boyeras, místicas y algún periodista de raza-, no creo que sean los más apropiados para condenar y destruir la vida de Luis Rollán. No tienen catadura moral suficiente, como para convertirse en los adalides de la defensa de la etica, ante su malograda audiencia, que no es la mejor forma de que suba, a base de mentiras y escándalos varios.

Desde el ATICO DE LA COMUNICACION, defendemos siempre la libertad de los individuos/as, a vivir privadamente, como y con quien escojan. No somos nosotros los que diremos si esta bien o mal, porque “quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *