Los expertos dicen haber hallado los restos de Miguel de Cervantes en Madrid

1311593061_850215_0000000004_sumario_normal

Noticias ONDA3 | Agencias | Redacción.- Después de meses de trabajos, un grupo de investigadores anunció el martes que ha identificado restos que consideran que corresponderían al insigne escritor español Miguel de Cervantes en una iglesia madrileña del siglo XVII.

Casi cuatro siglos después de su muerte, un equipo de forenses, historiadores y antropólogos que han extraído y analizado restos óseos en el convento de las Trinitarias admiten, sin embargo, que es imposible tener plena certeza de que se trate del escritor más universal de la lengua castellana, puesto que no pueden realizar análisis de ADN.

“A la vista de toda la información, es posible considerar que entre los fragmentos (…) se encuentren algunos restos de Miguel de Cervantes”, dijo en una rueda de prensa el antropólogo forense Francisco Etxeberria.

“Las coincidencias y las no discrepancias nos llevan a considerar que allí estaría Cervantes en términos razonables”, añadió el experto.

Los investigadores no han podido determinar ninguno de los rasgos de las patologías traumáticas sufridas por el escritor en la batalla de Lepanto en 1571, ya que se trata de restos muy pequeños, en muchos casos esquirlas de hueso.

El autor de “El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha” sufrió heridas en la batalla entre otomanos y cristianos que le dejaron inmovilizado el brazo izquierdo y que dieron lugar a que el escritor fuera conocido por el apodo de “El manco de Lepanto”. Esta lesión había sido apuntada como uno de los rasgos que podrían haber facilitado su identificación.

Por el momento, los expertos han descartado posibles pruebas de ADN que determinen con certeza que los restos pertenecen al escritor, ya que no existen muestras con las que cotejarlos. Los restos de su hermana, enterrada en un convento de Alcalá de Henares, se reducen también a pequeños fragmentos que forman parte de un osario.

“Hay compatibilidad entre la documentación histórica y los datos antropológicos y arqueológicos, lo que no hay son datos genéticos”, dijo la osteo-arqueóloga Almudena García Rubio, en una multitudinaria rueda de prensa celebrada en el Ayuntamiento de Madrid.

Según la información aportada por los historiadores, Cervantes fue enterrado en la primitiva iglesia madrileña de San Ildefonso por deseo propio, un día después de su fallecimiento el 22 de abril de 1616.

En algún momento entre 1698 y 1730, y según los documentos históricos, un total de 17 cuerpos fueron inhumados de esa antigua iglesia para ser trasladados a la cripta del templo de las Trinitarias. Entre ellos se encontraban los de Cervantes y los de su mujer, Catalina de Salazar.

Los trabajos de excavación arqueológica en la cripta se realizaron entre el 24 de enero y 28 de febrero de este año. Técnicas como el georradar y las cámaras endoscópicas llevaron al descubrimiento de seis filas de nichos en una de las paredes, así como de tres niveles de enterramientos en el suelo.

En el nivel más profundo, a 1,35 metros, se han hallado restos muy deteriorados compatibles con los del grupo de personas que habían sido enterradas en la cripta primitiva y trasladados a la nueva en forma de osario, explicó García Rubio.

En el llamado “conjunto 32”, por debajo de cualquier otro enterramiento de la cripta, es donde los expertos creen que se halla Cervantes. Allí han aparecido los restos de cuatro cráneos de hombres adultos, compatibles con la identidad de Cervantes, así como restos de mujeres y niños.

A diferencia de otros genios literarios, como su coetáneo británico William Shakespeare, el alemán Göthe o el francés Molière, el autor de El Quijote carece de una tumba que le recuerde.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, dijo que el Ayuntamiento iba a hablar ahora con el obispado y la congregación de las monjas trinitarias que viven en el convento para estudiar la posibilidad de abrir la iglesia a las visitas turísticas.

“Hoy hemos contribuido un poquito a nuestra historia”, dijo la alcaldesa.

En el Convento de las Trinitarias Descalzas, de estilo barroco, residen actualmente alrededor de una docena de monjas de clausura, casi todas octogenarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *