Los perros fueron domesticados por agricultores hace 15.000 años

A1-32813934.jpg

ONDA3.COM|CANAL INVESTIGACION.- Hubo un momento, hace miles y miles de años, en que los lobos se acercaron a los seres humanos y, por causas que sólo podemos intuir, abandonaron sus instintos depredadores para coexistir con ellos y transformarse poco a poco en perros. Con todo, fechar ese momento es muy difícil en la actualidad.

De hecho, hasta hace unos pocos años algunos expertos consideraban que este proceso de domesticación pudo suceder hace unos 30.000 años, pues los primeros cráneos de canes hallados sobre la faz de la Tierra databan de dicha época.

Sin embargo, una nueva investigación dirigida por expertos del «Skidmore College» niega esa teoría y sugiere, mediante una serie de pruebas, que los supuestos cráneos de perros son en realidad de lobos. Este descubrimiento ha provocado que la domesticación de los canes se haya retrasado hasta hace 15.000 años, época de la que datan los siguientes cráneos más antiguos de estos animales. Así pues, y basándonos siempre en este estudio, los sabuesos hicieron su aparición por primera vez cerca del Neolítico, época en la que llegó al mundo la agricultura.

El estudio ha sido realizado por los biólogosAbby Gracia Drake y Michael Coquerelle, quienes publicaron su trabajo el pasado día 5 en la revista Nature Publishing Group. Para hallar sus conclusiones estos dos científicos usaron un escáner 3D con el que analizaron la morfología de dos cráneos (uno ruso y otro belga) que, hasta ahora, se utilizaban como pruebas fehacientes de la existencia de perros domesticados en la época del Paleolítico (hace 30.000 años, cuando los hombres eran cazadores y recolectores).

Tras analizar de nuevo los cráneos, llegaron a la conclusión de que –aunque era factible confundirlos con cabezas de perros- pertenecían a lobos. «Los científicos estaban ansiosos por poner un collar a estos supuestos perros. Desafortunadamente, sus análisis no eran lo suficientemente sensibles como para determinar con precisión la identidad de estos fósiles. Las diferencias entre –por ejemplo- un cráneo de un pastor alemán y un cráneo de lobo son muy sutiles y hace falta analizarlos con un escáner en 3D para estar seguro», explica Drake.

Entre esas diferencias destacan, por ejemplo, que las órbitas de los ojos de los perros están orientadas hacia delante, una característica que, según los investigadores, no se ha hallado en estos fósiles. Por ello, según ellos, es imposible que sean canes que hubieran habitado en el Paleolítico. «La domesticación del perro se produjo durante el Neolítico, cuando los lobos comenzaron a pasear cerca de los asentamientos humanos. En el establecimiento de asentamientos permanentes en el Neolítico se habría creado un ambiente donde se integró este animal», completa la experta.

En palabras de los investigadores, las mediciones en 3D proporcionan resultados mucho más precisos que los obtenidos por los métodos tradiciones (sobre todo en término de toma de medidas). En su caso, Drake ha utilizado uno de los primeros digitalizadores de este tipo –el cual solicitó al Smithsonian- y que, según explica, les ha permitido hallar diferencias sutiles que no podrían haberse obtenido mediante los sistemas tradicionales.

Mientras que los canes podrían –según este estudio- haber sido domesticados hace «sólo» 15.000 años, lo que se sabe con certeza es que no hace ni 200 desde que se introdujeron los estándares de raza y comenzó la «fiebre» de los perros a nivel social. «Hemos visto una explosión en la diversidad de los perros en los últimos dos siglos. Desde entonces la gente está interesada en ellos y eso ha influido en su evolución. Ellos son una parte importante de nuestras vidas. Saber cuándo se produjo la domesticación de los perros es importante para nuestra historia y para la suya», añade Drake.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *