Los trabajadores de la Fundación Torres Sala no cobran sus nóminas desde febrero

La situación de los trabajadores de la Fundación Entomológica Torres Sala, la entidad que gestiona el clausurado Museo de Ciencias Naturales de Valencia, es límite.

No cobran desde el pasado mes de febrero porque la fundación afirma que “no hay tesorería”. El museo, que cuenta con dos valiosas colecciones de insectos y moluscos, ha cerrado por los recortes del dinero público a la Fundación Torres Sala cuyo patronato está formado por la Generalitat, la Diputación de Valencia y el ayuntamiento.

El consistorio, ante el cual los trabajadores han presentado una reclamación previa a la vía de la Inspección de trabajo para que les abone sus nóminas, también se ha negado a hacerlas efectivas. El Servicio de Personal aduce “falta de legitimación pasiva” de los trabajadores de la fundación ya que no tienen “vínculo laboral con el ayuntamiento”.
Tras el cierre del museo, el personal de la fundación ha quedado en una especie de limbo ya que ninguna de las administraciones presentes en el patronato parece dispuesta a hacerse cargo de los honorarios.

Los trabajadores afectados son Vanessa Contreras y María Oller, ambas profesoras, Juan Francisco Saiz, administrativo, y Alberto Martínez, investigador y conservador contratado a tiempo parcial por la Fundación Torres Sala. Reclaman cantidades que van desde los 1.235 euros a los 18.477.

El investigador Alberto Martínez, que trabajó como becario de la fundación durante once años, reclama al ayuntamiento el pago de la diferencia salarial entre la categoría laboral que tenía reconocida y el trabajo que realmente hacía. El investigador describe en su reclamación al ayuntamiento unas “condiciones laborales abusivas”.

El cierre del museo, ubicado en el paseo de la Petxina y cuyas colecciones está previsto reubicar en otros museos de la ciudad, ha afectado a seis colaboradores y a varios estudiantes universitario.

Como publicó este diario, la fundación tiene que hacer frente a un crédito de 35.000 euros que solicitó para sobrevivir ante los retrasos en las ayudas públicas. La Diputación de Valencia debía en diciembre pasado 72.000 euros al Museo de Ciencias Naturales. Las aportaciones de la Generalitat y el ayuntamiento se han recortado en un 72 %, pasando de 72.300 euros a 20.000.

Los trabajadores de la función aseguran en su reclamación que la fundación ha recibido una inyección de 80.000 euros de organismos públicos y privados.

 

VLCRADIO | Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *