Manos Unidas de Valencia rehabilita un centro hospitalario en Camerún que beneficiará a más de 7.000 personas

3_Manos-Unidas-secunManos Unidas de Valencia, en colaboración con las parroquias de las localidades valencianas de Benissa, Cofrentes, Canals, Paiporta, Alzira y Genovés, financiará durante la campaña de 2013 la rehabilitación de un centro hospitalario en Dschang, población situada al oeste de Camerún, así como el acondicionamiento de determinadas zonas sanitarias del centro, que han quedado obsoletas, a petición de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul.

El proyecto, que beneficiará directamente a 7.750 habitantes e indirectamente hasta a 46.500, consistirá en “demoler el antiguo pabellón de tuberculosos y construir uno nuevo que tenga seis duchas, seis letrinas y 10 lavabos, de los cuales 8 serán nuevos, además de una rampa para el acceso de personas sin movilidad”. También realizarán la rehabilitación de 1.119,42 metros cuadrados del suelo del hospital con la colocación de baldosas, según han indicado a la agencia AVAN fuentes de la entidad.

Con esta reforma el mantenimiento será “más fácil y económico, y se conseguirá mejor desinfección y limpieza en el hospital”, según las mismas fuentes, que han añadido que “la actual crisis económica ha provocado un descenso de las prestaciones del Estado en Sanidad, mientras que la tuberculosis continua en aumento de forma alarmante en los enfermos de SIDA, que alcanza el 12 por ciento de la población, de los que el 6 por ciento son mujeres embarazadas”.

El proyecto para la rehabilitación asciende a más de 23.000 euros. El centro de tuberculosis fue abierto por la congregación de las Hijas de la Caridad de san Vicente de Paul en 2006. La Misión Católica de Dschang creó el año 1970 un Centro de Salud, ampliándose hasta construir el actual Hospital de san Vicente de Paul, gestionado por las Hijas de la Caridad.

El clima ecuatorial de Camerún provoca la proliferación de moscas y mosquitos transmisores de enfermedades parasitarias que aumenta en zonas de pobreza y con medidas sanitarias deficientes. La mayoría de la población es de etnia bamileké y vive de la agricultura y del pequeño comercio.

 

ONDA3.COM | AVAN | Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *