Connect
To Top

Mar Flores: modelo con altura de miras

Decir que Mar Flores, es una modelo de gran altura, es una de las mejores definiciones que podemos hacer de la modelo y actriz. Nacida en Madrid, y criada en el distrito madrileño de Usera, se inicia en el mundo de la pasarela en 1989, tras ganar el premio Rostro de los 90, convocado por la revista Elle. Pronto alcanza gran popularidad, por el interés que suscita en los medios de la prensa rosa.

Como modelo -es una diosa por su saber estar y elegancia-, desfila en la pasarela de Milán para diseñadores como Giorgio Armani y Gai Mattiolo, y en los desfiles de Cibeles y Gaudí. Realiza campañas publicitarias, para firmas como Caramelo, Cacharel, La Perla, Montblanc, Multiopticas, Solmayor, y el spot navideño de Freixenet. Ha sido portada de revistas como Elle, Marie Claire, Dunia y Man, entre otras.

En 1991, es contratada por el Grupo Mediaset -Telecinco-, y debuta como presentadora de televisión en el concurso VIP Noche, y un año después Bellezas en la nieve, junto a Andoni Ferreño, ambos en la misma cadena de Telecinco. En 1994 interviene en la serie Compuesta y sin novio en TVE, protagonizada por Lina Morgan y en 1996, obtiene uno de los papeles protagonistas en la última temporada de la comedia Canguros, que emitió Antena3.

Su salto a la gran pantalla se produce en 1998, de la mano de Juan Antonio Bardem, que la selecciona para protagonizar Resultado Final. Ese mismo año retoma su trabajo de presentadora, en este caso en Canal Nou -TVV-, con La música es la pista. Un año más tarde, trabaja a las órdenes de Mario Camús, en La vuelta de El Coyote. Con posterioridad, interviene en las series Ada Madrina(1999), con Carmen Sevilla y El Secreto (2001).

Su, por el momento, última experiencia interpretativa ha sido la película Los Años Desnudos (2008), de Dunia Ayaso y Félix Sabroso, película que le seguirá dando fama y protagonismo.

Los amores de Mar Flores, son siempre sonados. Fue pareja de Bertín Osborne, en 1990 y será en 1996, cuando se separe del Conde Carlo Costanzia di Costigliole, padre de su primer hijo (Carlo) y con quien había contraído matrimonio en 1992.

Desde entonces, su vida personal ha sido objeto de atención por parte de los medios de comunicación, que se hicieron eco de sus romances con el empresario madrileño Fernando Fernández Tapias, y ya en 1996, el comentarista de televisión Alessandro Lecquio (1997) o el aristócrata de la Casa de Alba Cayetano Martinez de Irujo (1998-1999). Finalmente, contrajo matrimonio de nuevo con Javier Merino el 25 de octubre de 2014, con quien ha tenido cuatro hijos más: Mauro, Beltrán y el 26 de febrero de 2011, dos hijos mellizos llamados Bruno y Darío.

Javier Merino apareció en la lista de morosos de la Agencia Tributaria con una deuda total de casi 11 millones de euros, después de numerosos problemas económicos y legales que lo llevaron a estar imputado con causas que aún están abiertas. Su marido fue imputado por un delito de cohecho en la Operación Astapa, trama de corrupción en Estepona, donde el empresario tenía intereses urbanísticos. En julio de 2013 el lujoso yate G-One del matrimonio fue precintado por Hacienda por un delito de evasión fiscal. El 25 de marzo de 2016, Mar emitió un comunicado en el que anunciaba su separación de Javier Merino de mutuo acuerdo.

Para Mar Flores, quizás lo vital es mostrar, enseñar, pasear y epatarlos con el último de la fila, como ahora lo es el mexicano de ida y vuelta, parece que recuperado, Elías Sacal.

De él sabemos, por lo que ella exhibe en sus redes sociales, que la lleva de un lado al otro del mundo con su avión privado: del hotel Four Seasons de París a esquiar en Aspen (Estados Unidos), pasando por almuerzos en el Cipriani de Nueva York o en Horcher con sus conocidos de Madrid para presentarles a su pareja.

Seis días han bastado desde la confirmación por parte de Mar de la ruptura para volver a verla con el millonario mexicano, de escapada por la Costa Azul francesa, a bordo de un yate y sonriendo para los selfies mientras los rayos del sol le hacen sentir todo lo bueno que tiene la vida. Y es que los amores de Mar Flores, siempre han sido de mucha “altura”, ya que ésta madrileña, ha sabido granjearse a lo más granado del mundo masculino, eso si, siempre con una muy buena estabilidad económica.

Desde ONDA3-Magazine, deseamos a Mar Flores, que por fin tenga un hombre, que le siga dando todo lo que ella se merece.

GALERIA DE FOTOS

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in ES SOCIEDAD