Más allá del arte

imagesNo hace falta sufrir el problemón del actor Haley Joel Osment en la película ‘El sexto sentido’ para toparse en Valencia con el más allá. «En ocasiones, veo muertos», le confesaba el chaval al psicólogo infantil de Philadelpia interpretado por Bruce Willis.

Si se pasa por varios de los principales museos de la Comunitat, también se encontrará con un buen puñado de obras vinculadas a ‘los otros’, una serie de piezas artísticas conectadas con otros mundos que quizá están en éste, o no. El Museo de Bellas Artes San Pío V y el Centro Cultural del Carmen inauguraron hace un par de semanas dos exposiciones colectivas, ‘De lo efímero’ y ‘La imagen fantástica’, mientras que el MuVIM prepara ya una invasión espiritista de primer orden encabezada por chamanes, brujas y amuletos.

«En tiempos de crisis, y la actual no es sólo económica, siempre se producen replanteamientos del pensamiento hegemónico. Los equilibrios se rompen y entre una parte de la población se genera cierta desconfianza en los caminos más racionales. Surge un mayor interés por las materias ocultas. Un museo de las luces como es el MuVIM también se debe ocupar de esos debates sobre los conceptos más oscuros», explica Antonio Lis desde su doble vertiente de Catedrático de Filosofía de enseñanza secundaria y actual director de gestión cultural y museística de la Diputación de Valencia, institución propietaria del MuVIM.

«Estoy convencido es que el arte se inventó para pintar lo que no vemos ni sabemos describir, y que el arte rupestre era un modo de intentar conectar con todo aquello que no se comprendía por parte de los seres humanos», señala Javier Sierra, el escritor que con ‘El maestro del Prado’ desbancó hace un par de meses a las novelas eróticas del liderazgo de los libros más vendidos. Su última novela relata la relación entre numerosos cuadros del museo madrileño y «las fronteras más inexplicables», señala el turolense.

«Un museo social como es el MuVIM está obligado a mostrar los temas que interesan y preocupan a la sociedad, y esa frontera entre lo racional y lo intuitivo, entre la luz y lo oculto, es un debate atractivo», señala María Jesús Puchalt, diputada responsable del área de Cultura de la Diputación, sobre la serie de exposiciones que, englobadas bajo el título genérico de ‘Las otras fronteras’ se inauguran en el museo provincial a partir de mediados de este mes de junio. Se trata de tres muestras distintas: una dedicada al chamanismo, otra sobre las brujas y una tercera sobre amuletos en la que se expondrán más de 400 objetos de una de las colecciones más importantes de España, con material procedente de todo el mundo y fechado a partir del siglo XV hasta la actualidad.

«La exposición ayuda a comprender la mentalidad, a través de los miedos, supersticiones o costumbres de una sociedad y del pensamiento de una época. Además, permite descubrir obras poco habituales», apunta el secretario autonómico de Cultura, Rafael Ripoll, sobre la serie de pinturas de José de Ribera, Arellano, Daniel Seghers o José Benlliure salpicadas de calaveras humanas y alegorías de la muerte y los rituales funerarios que se muestra en el San Pío V de Valencia. El viaje al más allá es el gran protagonista pictórico de la exposición ‘De lo efímero’ en el Museo de Bellas Artes.

‘La imagen fantástica’, que se inauguró en el Museo del Carmen a mediados de mayo, también es un viaje creativo y esotérico desde el siglo XIX hasta nuestros días. Artistas como Muñoz Degraín, Segrelles, Manolo Gil, Renau, Equipo Crónica o Alegre Cremades exorcizan sus inspiraciones a través de pinturas, dibujos y fotomontajes donde se muestran aquelarres, sueños, calaveras, horrores, figuras mitológicas y visiones que «no podemos gestionar con las luces de la razón», explica Pilar Pedraza en el catálogo de una exposición que después de su estancia en el Carmen se instalará en la Lonja del Pescado de Alicante.

En el caso de ‘Las brujas y su mundo’, el MuVIM está reuniendo material muy ecléctico. Desde evocaciones a la administración de loterías de ‘La Bruixa d’Or’ en Sort hasta un ‘Malleus Maleficarum’ del siglo XVII de la Universidad de Valencia (tratado que abrió la caza de brujas durante el Renacimiento por parte de la Inquisición), así como textos antiguos contra la astrología, una veintena de grabados de Goya que tocan el tema de brujería o un cuadro procedente del Museo de Málaga del valenciano Bernardo Ferrándiz titulado ‘La emplumada’, su última obra, pues murió en pintándolo.

En el caso del chamanismo que protagoniza la exposición del MuVIM, ‘Al límite de dos mundos’ supone la primera salida de Rusia de una importante colección de vestuario, objetos y fotografías que resumen un modo de vida en Siberia muy conectado con mundos ocultos y energías espirituales. Los chamanes siberianos, en el Este más lejano, protagonizan una muestra que entronca sus costumbres milenarias con las localizadas en lo que un día se conoció como el Salvaje Oeste americano.

«Algunos antropólogos aseguran que en las prácticas de los chamanes se encuentra la génesis de la búsqueda del ser humano de una explicación de la trascendencia del universo», indica el director del MuVIM, Joan Grégori, para quien la exposición de los chamanes es un tema interesante «por su aspecto fronterizo y exótico, curioso, lo cual convierte el material en algo muy atractivo, debido también al modo en que aquella gente explicaba con mucha sencillez esas cosas inexplicables que a veces pasan».

Los chamanes, a través de objetos como tambores, coloridos amuletos o trozos de los meteoritos que caen en Siberia (y que también se expondrán en el MuVIM), decían conectar con mundos poblados de espíritus, lo que les permitía recibir dones como la profecía o la sanación. A los chamanes ya les ocurría hace miles de años lo que al niño protagonista de ‘El sexto sentido’, y quizá todas esas visiones y fantasmas campen por los museos valencianos. O no.

 

ONDA3.COM|Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *