¿Más rebajas todavía?

El mes de Enero, se caracteriza por denominarse EL MES DE LAS REBAJAS. Presentadas así, en éste momento económico tan complicado para todos -motivado por una doble mala administración, es decir la estatal y la de las 17 Comunidades Autonómas-, podemos llegar a hacernos la pregunta: ¿más rebajas todavía? El nuevo Gobierno, el presidido por don Mariano Rajoy, ante la sorpresa indignante, del engaño manifiesto en el traspaso de poderes -y con que sutil elegancia nos han transmtido lo modélico que ha sido-, del desastre económico, al que nos han llevado, el gobierno anterior, presidido por don Jose L. Rodriguez-Zapatero. Los recortes, esta vez, son para todos. Nadie se va a ver libre, de no tener que apretarse un poco más el cinturón, pero, eso si, nos cabe la tranquilidad, de que con éste nuevo gobierno, tenemos todos la esperanza, de que será el que nos saque de la crisis económica. Pero, yo me sigo preguntando: ¿que se ha hecho en épocas de bonanza? Debemos tener una cosa clara: un país, es como una casa -solo que un poco más grande-, dónde hay todo tipo de gastos, pero también hay ingresos. Algo que siempre nos enseñan nuestras MADRES -que son las mejores administradoras que hay-, es a ir poco a poco, como las hormiguitas, guardando unos dineritos, para cuando nos gusta emular a las cigarras, y podemos hacer ese gasto extra, que de otra manera no hubieramos podido realizar. La economía familiar, se sustenta, con el ahorro. ¿Que hacen pues los gobernantes? Cuando se trabaja con el dinero común, se tiene la tendencia, al despilfarro, y los gastos se centuplican. Por eso, nuestra economía española, se tambalea, y en momentos de crisis como la que tenemos en este momento, tenemos la tendencia, a la zozobra, a no soportar los duros envites de la marejada económica mundial. Quien ha sabido capitanear su barco, no tiene los problemas que tenemos los paises, que como España, al más minimo síntoma de frío, nos constipamos de tal forma, que ni el frenadol, nos hace efecto. Afrontemos este mes de Enero, pensando en lo que de verdad nos pueda hacer falta, porque después de los excesos navideños, podemos volver a ver nuestro particular agujero, un poco más grande, y eso, a veces, es dificil de remediar. Cuidado con el sueño de las REBAJAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *