Connect
To Top

Un MasterChef con mucha estrella

Aún sobre el escenario en el que recibió de manos de Michael Ellis, director mundial de la guía Michelin, una nueva chaquetilla que reconoce ABaC, que dirige desde 2010, como uno de los dos triestrellados –el otro es Aponiente, de Ángel León– de la edición 2018 para España y Portugal hablamos con un Jordi Cruz eufórico.

Fue uno de los protagonistas de la fiesta de la gastronomía, que acogió el The Ritz-Carlton Abama (Tenerife), donde se hicieron entrega de los prestigiosos «macarons»: «Estoy encantado, muy feliz», reconoce el cocinero entre abrazos y lluvia de «flashes». Según sus palabras «llevaba cerca de cinco años intentando brillar cada vez un poquito más para lograr las tres distinciones.

Son la consecuencia de un buen trabajo y el reflejo de unas ganas de hacerlo muy bien. La motivación es tenerlas, sobre todo, por el reconocimiento al trabajo de un equipo compuesto por 50 personas que sirve a diario a cincuenta comensales». A la pregunta de si la perseguía, responde que sí, «porque todo cocinero al que le guste el oficio desea poseer las tres estrellas».

Pero, ¿cómo es la cocina de Jordi Cruz? «Es una propuesta creativa y moderna de producto de temporada, porque no puede ser de otra forma, en la que tradición y vanguardia se dan la mano para alimentarse y dar como resultado recetas que tienen que estar muy ricas». Y es que, insiste, solo existen dos tipos de cocina: la buena y la mala. Punto. De ahí que dé muchas vueltas a su trabajo con el objetivo de ofrecer bocados que sean singulares, sugerentes. Así, en sus platos la materia prima es la protagonista, el alma y la columna vertebral para avanzar por un camino que le lleva a pasarlo bien entre fogones con la idea de que el comensal también se divierta en la mesa.

Al pedirle un ejemplo, cuenta que le interesa el mundo líquido: «Hemos investigado cómo el líquido es un elemento que conecta, que redondea una elaboración y que, en definitiva, es un hilo conductor y lo hemos transformado». Es decir, innova con las infusiones, con la estrategia de traspasar el sabor a los líquidos y hacerlo delante del cliente. Además, convierte un pistacho en un haba para elaborar un plato que hace referencia a las habas a la catalana.

1 Comment

  1. Pingback: Un MasterChef con mucha estrella - Soynadie Press Agency

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Dolce Vita

  • Alcachofas en el Mercado de Colón de Valencia

    Éste es el último fin de semana para disfrutar de la semana de la alcachofa en el Mercat Colón, de Valencia....

    Nerea Carracedo25 febrero, 2018
  • Arroz con verduras de invierno

    Al arroz con verduras de invierno le va muy bien el aderezo de tomillo y romero, hierbas muy comunes hoy en día en...

    Nerea Carracedo22 febrero, 2018
  • Coliflor con queso al horno

    Este era el plato de mi hermano mayor cuando éramos pequeños y siempre que mi madre le preguntaba a él qué...

    Nerea Carracedo20 febrero, 2018
  • Viajar a la República Dominicana

    No hay por todo el planeta concentraciones de cocoteros como las que se levantan sobre los arenales y antiguas plantaciones de...

    Manuel J. Ibáñez Ferriol19 febrero, 2018
  • Tarta de manzana en sartén

    ¿Alguna vez has pensado en hacer una tarta de manzana invertida? A nosotros nos pareció una idea muy útil para aquellos...

    Nerea Carracedo19 febrero, 2018