Mis preguntas: ¿van a tener respuesta?

Por Manuel J. Ibáñez Ferriol. Director de Comunicación del Grupo ONDA3. 

Hay veces que los discursos políticos, suelen resultar aburridos y tediosos. La sociedad, que vive el día a día, se plantea discursos diferentes a los que los políticos de turno, nos lanzan en sus soflamas. Parto del convencimiento de que mis cuestiones no van a ser respondidas, pero mi deber como periodista, que observa la realidad del momento, es formularlas. 

Mientras estaba reunido con los programadores del canal de televisión, ONDA3TV, nos han llegado una serie de reportajes, que hemos creído importantes, razón por la cual los emitimos. Y aquí va la primera de las preguntas: ¿Que política penitenciaria van a poner en práctica en los próximos cuatro años? No he leído en ningún programa, que se hable del colectivo de presos y de personas privadas de su libertad. Los presos, los encarcelados, son personas y forman parte de la misma sociedad en la que vivimos todos. Por tanto, pregunto, con la intención de levantar la voz de los sin voz. ¿No se han fijado, que como es un tema molesto, nadie lo formula? Ni los partidos, mal llamados emergentes, tienen en sus programas recogido ni una sola línea, en materia penitenciaria. ¿Que propuestas tienen?

Hay determinados partidos, a los que se les llena la boca con las propuestas de las rentas garantizadas, el incremento del sueldo base y toda una serie de promesas, que son un tanto complicadas de cumplir. Ni la complacencia del partido gubernamental, que lo ve todo magnífico, ni los derrotistas de los opositores, que todas las cosas realizadas, están mal hechas y planteadas. Sus discursos, suenan a vacíos, ya que solo sirven para hacer que les aplaudan. Porque en los aparatos de los partidos, hay un grupo de entusiastas, a los que se les llama palmeros -en el teatro la “claque”-, encargados de con sus vítores y aplausos, provocar en el público asistente, las ovaciones correspondientes, a pesar de que quien dirige el discurso no haya dicho nada. ¿Van a subir los impuestos? ¿Va a subir el IVA de los productos considerados básicos o de primera necesidad? ¿Que va a pasar con el pan, los huevos, la leche, las patatas o el café? Estos son los temas que nos interesan de verdad.

Vamos al sector agrícola. ¿Van a ser remunerados justamente los agricultores? ¿Por que seguimos teniendo que consumir frutas y verduras de otros lugares del mundo? ¿Que va a ocurrir con la política de los lácteos? ¿Y la pesca? ¿Van nuestras flotas a poder pescar con libertad o seguirán con restricciones frente a países que no están en le Unión Europea? Y aquí aclaro: conozco el sistema de la parada biológica, y en cierta medida lo acepto, pero ¿porque siempre se falla a favor de países como Argelia o Marruecos que no son europeos? Nuestros campos, deben tener una política agraria favorable. Se debe pagar al agricultor, en forma justa, eliminando toda esa cadena de intermediarios, que en nada favorecen al sector. Nuestras lonjas, deben volver a tener el protagonismo de antaño, y no conforme se encuentran en la actualidad.

¿Que va a ocurrir con nuestros bosques? ¿Que política forestal van a aplicar? ¿Que se va a hacer con las políticas medioambientales? ¿Se aplicarán las resoluciones de París en materia medioambiental? ¿Que va a ocurrir con las energías renovables? ¿Y con los precios energéticos? ¿Subirá la factura de la luz, el gas o el agua? ¿A cuanto tendremos que pagar la bombona de butano? ¿Y la telefonía? ¿Tendremos mejores servicios en materia de telecomunicaciones a precios justos? Son preguntas propias del ciudadano de a pie. ¿Que va a ocurrir con las pensiones de nuestros mayores? ¿Y con el turismo?

Entramos en otro tema complicado: las personas afectadas en sus facultades mentales. Es un grupo que forma parte de nuestra sociedad, y que como no vota, pues no se le presta ni la más mínima de las atenciones. ¿Que política sanitaria se va a poner en práctica para una mejor atención? ¿Se va a seguir ayudando a las instituciones ya establecidas con una gran experiencia sin mirar el color político o religioso? Debemos garantizar una “altísima forma de atención”, para con las personas vulnerables o que padecen enfermedades psiquícas. También las que tienen afectada su movilidad fisica, pero es deber de las administraciones, la protección de todos los minusválidos y sus familias. Pero ojo, no solo en campaña electoral, que este año coincide con la Navidad y el Año Nuevo, sino todos los días del año. No podemos permitir el deterioro y el abandono sistematico de las administraciones públicas para con ellos. Me importa muy poco que no voten, lo que si que me importa es su vida y la de los suyos.

¿Y las políticas a favor de la natalidad y de la protección de las familias? Solo nos preocupamos de la promoción del aborto o la eutanasia, pero dejamos de lado, el tener protegida a la institución familiar en todas las etapas de su existencia. Solo se promueve el crimen y la eliminación de la persona humana, cuando nos puede molestar. Necesitamos leyes y políticas a favor de la familia y del incremento de personas en las unidades familiares. Es la única garantia de que nuestra sociedad europea, que tiene la tendencia al envejecimiento progresivo, de sostener a la población. ¿Que medidas van a realizar a favor de las familias?

Vamos a tener en estos días, muchas preguntas al estilo de las que hoy he ido formulando. Desde EL ATICO DE LA COMUNICACIÓN, velamos por nuestra sociedad, la de la calle, de la que formamos parte. Y mi pregunta final: ¿Tendrán respuesta mis cuestiones? Que cada uno lo piense, y responda. VALE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *