Nueva técnica diagnóstica para el hígado graso que evita la biopsia y sus riesgos

Dr. Urquijo
ONDA3.COM|CANAL SALUD.- La elastografía de transición es una técnica que permite valorar el grado de fibrosis hepática –o hígado graso- mediante una exploración no invasiva, rápida, fiable y reproducible. Su medición permite conocer el estadío de fibrosis (dureza) hepática, desde un estadío leve hasta el más avanzado (cirrosis).

Alternativa a la biopsia. La elastografía es especialmente útil como alternativa a la biopsia. “Independientemente de su causa, en las enfermedades hepáticas se produce, en general,  inflamación, que ocasiona la destrucción celular, por lo que posteriormente se desarrollan fenómenos de reparación,  con acumulación progresiva de fibra colágena”, explica el Dr. Juan José Urquijo, especialista en aparato digestivo del Hospital Nisa 9 de Octubre.

 Medir la fibrosis. La utilidad de la valoración del grado de fibrosis sirve tanto para el diagnóstico inicial de la enfermedad como para el seguimiento y evolución de la misma. Desde hace años, esa evaluación y cuantificación de la fibrosis hepática se ha venido realizando mediante la biopsia hepática. “Consiste en el análisis de las células de una pequeña muestra de hígado, obtenida mediante punción a través de la piel (percutánea) o, a través de las venas intrahepaticas (transyugular)”.
Pese a haber sido la técnica más utilizada, la biopsia hepática tiene inconvenientes.  Por un lado, requiere el ingreso del paciente al menos entre doce y veinticuatro horas y por otro, dificultades en la valoración, al ser la distribución de la fibrosis hepática difusa pero no homogénea.
“La biopsia hepática puede presentar diversas complicaciones, la mayor parte de ellas leves, como dolor en el punto de punción, en el área hepática o a nivel de cuello o del hombro.  Pero pueden aparecer también  otras más graves como hemorragia, neumotórax, hemotórax, perforación de cualquier órgano, peritonitis biliar, etc., e incluso muerte”, explica el Dr. Urquijo.
Estas limitaciones de la biopsia han llevado a la búsqueda de otros métodos diagnósticos de la fibrosis hepática. El avance más importante se ha producido  con el desarrollo y aplicación práctica de la elastografía de transición (Fibroscan).
La elastografía se basa en la medición de la rigidez o elasticidad de un tejido. Es una técnica no invasiva, no supone ninguna molestia para el paciente, no requiere ingreso hospitalario y proporciona un resultado inmediato. El volumen explorado es, al menos, cien veces mayor que el de una biopsia hepática.
Indicaciones de la elastografía. Diagnóstico y seguimiento de hepatitis crónica por el virus de la hepatitis C (VHC), hepatitis crónica por el virus de la hepatitis B (VHB), coinfección con el virus de la hepatitis C y VIH, enfermedad hepática alcohólica, esteatosis hepática (hígado graso) no alcohólica, enfermedades colestásicas crónicas, cirrosis hepática y seguimiento de pacientes pre y post-trasplante hepático son algunos de los usos validados de la elastografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *