Padres del Colegio CEIP 103 entregan a Conselleria 327 denuncias por la «insalubridad» de los barracones

Unos 150 padres de los alumnos escolarizados en las aulas prefabricadas del Colegio 103 de Valencia, ubicado en la avenida Baleares, han entregado este jueves un total de 327 denuncias en la sede de la Conselleria de Educación, Formación y Empleo por la situación de “insalubridad” de los barracones instalados hace cuatro años y para exigir la construcción del nuevo centro.
En la denuncia, consultada por nuestra redacción, sostienen que “las condiciones de salubridad, higiene y mantenimiento distan mucho de ser las legalmente exigibles” y que la “desidia” de la Generalitat en este tema “es a todas luces evidente”. Así, reclaman al Consell que “cumpla con su obligación de mantener y conservar el centro en las debidas condiciones de salubridad e higiene y, previa la tramitación correspondiente, proceda a la construcción del centro definitivo ante el cumplimiento de la normativa en materia de edificación”.
Los padres reivindican, en este sentido, que “la situación de provisionalidad en la que se encuentran los alumnos del Colegio 103, ya desde 2008, no puede alargarse indefinidamente” al considerar que “ello perjudica seriamente la calidad de la enseñanza y les coloca en una situación de desigualdad respecto a los demás alumnos”.
En la actualidad, el centro cuenta con nueve unidades de educación infantil y 18 de primaria, y reúne a más de 300 alumnos de entre tres y siete años, que “no disponen de las instalaciones básicas necesarias para recibir una educación de calidad”.
“No tenemos biblioteca, ni laboratorio, ni aula informática, ni gimnasio ni otras instalaciones comunes adecuadas para un colegio”, ha lamentado en declaraciones a los periodistas el presidente del AMPA, Armando Díez, quien ha señalado que existe un comedor que “este año se queda pequeño” y “un patio relativamente grande que no tiene ni media sombra, de modo que ahora los niños tienen que ir ya como si fuesen a la playa, con crema protectora y con gorrita”.
Según relata, los barracones se instalaron provisionalmente en ese solar municipal próximo a la Ciudad de las Artes y las Ciencias hace casi cuatro años, con la “promesa” de que “en 20 meses” se construiría un colegio que recogiera la demanda de plazas escolares, tanto de esa zona en expansión como de las zonas colindantes.
No obstante, “transcurridos estos años, las instalaciones provisionales del Colegio 103, que cada año acoge a casi 100 nuevos alumnos nuevos, no sólo son insuficientes, tal y como consta en el informe técnico realizado en 2011 por un arquitecto y profesor de la UPV, sino que además se han ido deteriorando con goteras, baños atascados, entre otras”.
Díez asegura haberse entrevistado con altos cargos de Educación a lo largo de ese período de tiempo, quienes le ratificaron la prioridad del proyecto e incluso le dijeron que el centro “sería licitado en 2012, pero estamos en 2012 y ni licitado, ni cerca de estar licitado”.
“Nos lo han prometido muchas veces, pero nadie firma nada”. “Yo invito a la consellera, al director general y a cualquier miembro del Gobierno valenciano a que escolarice a sus hijos en un colegio como el de mi hijo para que sepa lo que estamos sufriendo”, recalca.
Al respecto, el presidente del AMPA subraya que el Síndic de Greuges les ha “dado la razón” e insiste en que “esos barracones, que se hicieron para 20 meses y llevan ya tres años, están en una situación lamentable y suponen un peligro para los niños”, que pueden cortarse con los contrachapados colocados en el exterior de las aulas prefabricadas, entre los que cabe el brazo de un adulto.
Díez denuncia que, “además, hay óxidos en el suelo y las cañerías del cuarto de baño han reventado, de modo que las heces y los gusanos están a diez centímetros de nuestros hijos debajo del suelo, con el insoportable olor y el peligro para la salud que eso supone”.
También ha señalado que los niños han sufrido algún corte y llegan siempre a casa con múltiples picaduras. “No sabemos de qué bichos son, pero vienen con las piernas cosidas de picotazos y eso sabiendo que tienen las heces a menos de 15 centímetros”, ha agregado.
En cuanto a la posibilidad de que la Conselleria únicamente les ofrezca renovar los barracone , considera que “eso sería una vergüenza”. “Creemos en la educación pública y lo que queremos es un colegio público”, ha recalcado el padre del AMPA, quien advierte de que si optan por construir un CIS en la zona pedirán que sus hijos “tengan preferencia para entrar en ese centro porque creo que se lo han ganado después de llevar hasta cuatro años en barracones “.

“Ahora no hay dinero, pero hace cinco años sí, así que da igual de donde lo tengan que sacar, pero que lo saquen”, exige Díez, quien reivindica que “el país y la Comunitat están como están, pero el dinero debe estar para este tipo de cosas, no para recomprar Valmor por 26 millones, con los que se podrían construir cinco colegios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *