Palabras, palabras, palabras …

palabras-mala-prensa

Por Manuel J. Ibáñez Ferriol. Director de Contenidos Informativos. Grupo Jota+Jota.

Hay una canción, que cantaba la artista italiana Mina, que decía: parole, parole, parole … es decir palabras, palabras, palabras. Esto es lo que hoy me dicen a mi todos los discursos proferidos por las bocas de los políticos españoles que padecemos. 

Hoy la verdad, es que vengo escuchando desde hora temprana, una serie de sandeces, que me sugieren éste título de palabras, palabras, palabras. Ya de por si, el día para mi, es un tanto aciago, pero me gusta escuchar toda la suerte de tonterías que dicen algunos, para seguir sentados en las poltronas del poder. Y después del análisis que voy a ir haciendo, a ver si me puedo preguntar otra cosa.

Un actor poco brillante, se metió en la carrera política, no se si acertada, para poder tener un sueldo a fin de mes, con el que subsistir y alimentarse. O por lo menos, ese efecto hacia. Como era quien era, le dieron la dirección de un festival, que resulto ser un auténtico fracaso -lo se de buena tinta, porque yo tenia mi despacho en el mismo edificio-, pero se le concedió. A veces en ésta Ciudad de Valencia -dicen que de las oportunidades, que yo todavía no he visto-, si caes bien y eres gracioso, te puedes llevar el gato al agua. Cuanto más estúpida es una cosa, más dinero se le ha concedido. Hoy, este cómico, ha tirado la toalla, después de haber intentado presentarse bajo otras siglas. Ha dado una conferencia de prensa, en un hotel de gran lujo, y ha dicho que se lo deja y que vuelve al teatro. Me habían invitado a ir, pero he declinado mi asistencia, por razones particulares y de agenda. No me gusta participar de éstos aquelarres, en los que intentamos quitar el sillón a otros, a pesar que no piense como ellos, pero bueno, no me gusta. Mis fuentes, me han contado que no ha dicho nada nuevo. Solo palabras, palabras, palabras.

Mientras hay personas que no son atendidas en sus necesidades más perentoreas, justas y legales, ¿tenemos que seguir aguantando a toda la corte de comediantes de medio pelo, que cobran auténticos pastizales? Cuando una madre, enferma, tiene que dejar de trabajar, para atender a su hijo con sus cualidades mentales disminuidas, que esta pidiendo justicia, una casa en la que puedan moverse, y unas prestaciones necesarias para el buen funcionamiento de su hogar, de su vida, de la atención a su hijo, ¿tiene que seguir aguantando palabras y discursos vacíos? Esa mujer y su hijo, tienen derecho a ser atendidos de forma urgente. Si no se hubiera robado a manos llenas al pueblo, no nos encontraríamos con situaciones tan penosas como ésta. Pero … palabras, palabras, palabras.

¿Dónde está la justicia social del gran partido Podemos? No existe. En muchas regiones, sus secretarios generales, así como miembros destacados de la formación, la dejan, por no estar de acuerdo con el discurso político de los dirigentes principales. Lo podemos comprobar en Reinosa, Astillero, etc. Cuando se descubre, que el discurso populista del señor Iglesias, está vacío de contenidos, que sostengan de forma mínima, la gobernabilidad de una localidad, región o país, la gente que les apoyaba, se los dejan, porque el principio de democracia interna, no existe. Aquí se hace lo que la cúpula dice. ¿Cómo se atreven a hablar de casta, si son los primeros que la ponen en práctica? ¿Es ésta la política que va a cambiar un país? Seguimos diciendo palabras, palabras, palabras.

Los sellos de AFINSA y el FORUM FILATELICO. Hay estafas y timos, que con apariencia de legales, con una buena táctica comercial y de marketing, embaucan a todo el que se les pone delante. Este caso, es análogo al famoso timo de la “estampita”. ¿Como pueden unos papelitos engomados, hacer tanto dinero? Es como si, hubiéramos cogido como patrón -en nuestra sociedad es el oro-, al sello, y mercadeamos con él, como si de un gran valor se tratara. Un papel usado, manchado, y con la goma gastada, feo, arrugado e incluso desdentado, ¿puede tener un valor tan alto, que hace amasar fortunas a determinadas personas? La estafa es tan fuerte, que no hay suficiente dinero como para devolverlo a los que confiaron en éstas dos empresas, montadas alrededor de un timo, tan antiguo como la vida misma. Pero eso si, en vez de ayudar a los miles de personas que confiaron en la feliz idea del sello, ponemos toda una serie de trabas, para no permitir que se pueda aclarar lo que realmente sucedió. Palabras, Palabras, palabras.

Y quedan muchos temas, pero no quiero cansarles. Desde el Ático de la Comunicación, volveremos en unas horas a reflexionar y preguntarnos todo aquello que de verdad importa a la sociedad, y que no son Palabras, palabras, palabras …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *