Paolo Pinamonti, nuevo director del Teatro de la Zarzuela

   El reconocido gestor y director artístico, Paolo Pinamonti (Venecia, 1958) ha sido nombrado hoy nuevo director del Teatro Nacional de la Zarzuela, de Madrid, cargo que ocupará a partir de octubre de 2011 y durante cinco años.

Su proyecto, seleccionado entre 27 candidaturas, ha recibido el apoyo unánime del Consejo Artístico de la Música del Ministerio de Cultura, comisión consultiva a la hora de seleccionar nuevos cargos del ministerio desde que en 2008 se decidiera que estos nombramientos se harían a través del código de las nuevas prácticas.

Pinamonti, que fue presentado por Félix Palomero, director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem), llega al Teatro de la Zarzuela avalado por su trayectoria y prestigio internacional y su estrecha vinculación a la música española.

Pinamonti ha presentado un proyecto basado en tres grandes líneas: recuperación, difusión y formación. Para ponerlas en marcha, el nuevo director del Teatro Nacional de la Zarzuela abordará la ampliación del repertorio lírico español con especial atención a la zarzuela y a nuevas propuestas escénicas; la difusión nacional e internacional de este patrimonio mediante coproducciones y giras; y la formación a través de la puesta en marcha en el propio teatro de un Centro de Interpretación de la Zarzuela. Pinamonti ha señalado que quiere fortalecer la colaboración con las compañías de danza del Inaem y llevar a cabo proyectos artísticos conjuntos.

En el ámbito de la recuperación, Pinamonti, considera de gran importancia en su propuesta “realizar un esfuerzo en ampliar el repertorio lírico del Teatro como medida básica para rescatar y preservar este patrimonio”. Una ampliación que tiene que plantear sus proyectos “en estrecha colaboración con reconocidas instituciones académicas y de investigación de este ámbito, y con un calendario y un plan de ediciones bien definidos”. En este sentido, los principales campos de actuación serían recuperar títulos del teatro lírico español del siglo XVIII hasta el inicio del siglo XIX, revisar las óperas y zarzuelas que están en el origen específico de este género y recuperar títulos de la época áurea de la zarzuela, entre la segunda midad del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX.

En su proyecto, Pinamonti hace hincapié en la necesidad que el teatro lírico español tiene, en esta fase de su larga e importante historia, de invertir en su difusión no sólo nacional, sino, sobretodo, internacional: “Por su carácter castizo, propio y único de este género, la zarzuela debe someterse a un proceso de renovación, y establecer un diálogo serio a nivel internacional con el resto de géneros musicales”. Esta internacionalización, señala, puede llevarse a cabo a través de coproducciones, giras internacionales en los grandes festivales líricos y nuevas propuestas en la realización escénica ligadas a la creación actual.

Todo su proyecto ha tratado de ajustarse al presupuesto con el que contará, ya que el Teatro de La Zarzuela cuenta con anualmente con 8,6 millones de euros, de los que tres están comprometidos con la Orquesta de la Comunidad de Madrid, que es la orquesta titular de la casa. “Las líneas culturales de mi proyecto están ajustadas y en un momento de crisis y dificultades hay que señalar el gran esfuerzo que está haciendo el Ministerio de Cultura por mantener un nivel de inversión, y desde luego mi proyecto tiene en cuenta estos valores y lo realicé ajustándome detalladamente a títulos y costes, pero también debo señalar que el trabajo que me queda por hacer lo hace un equipo, no una persona y desde luego debo y quiero discutir este proyecto con las personas que van a estar involucradas en él”, asegura Pinamonti, quien preguntado si llega con manías o le producen rechazo algunos títulos o autores, como ocurre con el director del Teatro Real, afirmó: “No, yo no padezco urticaria, y me interesa todo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *