Connect
To Top

El Papa Francisco es recibido en Chile con gran fervor

El papa Francisco inició hoy una visita de Estado de tres días a Chile en medio de las muestras multitudinarias de fervor y adhesión hacia su persona y algunas protestas aisladas de rechazo a esta gira apostólica, que proseguirá el próximo jueves en Perú.

Durante su estancia, el pontífice celebrará misas masivas en las ciudades de Santiago, Temuco e Iquique y sostendrá encuentros con autoridades y representantes de la Iglesia católica y de la sociedad civil.

“Bienvenido a Chile, papa Francisco! Lo recibe un país que ha cambiado desde la visita de Juan Pablo II. Somos una sociedad más justa, libre y tolerante, pero con desigualdades que requieren del mensaje de esperanza de un hermano espiritual de Alberto Hurtado”, tuiteó, en referencia al jesuita y santo chileno, la presidenta Michelle Bachelet tras recibir a Jorge Mario Bergoglio en el aeropuerto de Santiago.

El avión de la compañía Alitalia que transportaba al pontífice arribó al aeropuerto internacional Arturo Merino Benítez a las 19:14 hora local (22:14 GMT), casi una hora antes de lo previsto, pero tras un viaje de 14 horas, el número 22 de su pontificado y el sexto a Latinoamérica.

La primera parada que hizo el papa en suelo chileno fue en la parroquia de San Luis Beltrán, donde se detuvo a orar ante la tumba de Enrique Alvear, conocido como el “obispo de los pobres”, quien se distinguió durante la dictadura militar (1973-1990) por ser un firme defensor de los derechos humanos.

A mitad del recorrido, Francisco se bajó del auto cerrado que le transportaba para subirse al papamóvil, el vehículo parcialmente blindado y acristalado que utiliza en sus desplazamientos por las ciudades.

En ese lugar, una treintena de fieles llegados desde el sur portaban una pancarta en la que se podía leer “Ni zurdos ni tontos. Osorno sufre. Obispo Barros, encubridor” junto a una fotografía del sacerdote Fernando Karadima, apartado del sacerdocio por cometer abusos sexuales, y Juan Barros, el actual obispo de Osorno.

Jorge Mario Bergoglio mostraba un aspecto cansado cuando fue recibido en la terminal aérea por la presidenta Bachelet, pero a medida que fue entrando en contacto con las miles de personas que le vitoreaban durante el recorrido, su expresión cambió y se le vio más activo y sonriente.

Al llegar a la sede de la Nunciatura, cientos de fieles, entre los que se encontraban algunos parientes lejanos del papa, prorrumpieron en gritos al ver que descendía del vehículo y, rompiendo el protocolo, se dirigía a saludarles.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Artehistoria