Connect
To Top

Pensar en el otro

Por Maite Castaños. Coach Espiritual. 

Dos hermanos, Pedro y José, compartían unos campos y un molino. Cada noche, después de haber molido el grano durante toda la tarde, dividían los sacos de harina equitativamente pese a que uno de ellos vivía solo y el otro se había casado y tenía ya cuatro hijos.   

Un día, el hermano soltero, Pedro, pensó lo siguiente: «No me parece justo que distribuyamos el grano a partes iguales. Yo sólo debo preocuparme de mí mismo, mientras José siempre procura que a sus hijos no les falte de nada».

Por eso, cada noche, intentando no hacer ruido, acarreaba algo de su harina hasta el almacén de su hermano. José, por su parte, tampoco dejaba de pensar en la situación de su hermano: «No está bien que yo me lleve a casa los mismos sacos de harina, porque yo tengo hijos que me darán de comer cuando sea anciano, pero Pedro no ha encontrado a nadie con quien vivir. ¿Qué hará cuando sea viejo?».

De modo que, noche tras noche, llevaba en secreto sacos a su hermano y así cada mañana ambos seguían teniendo la misma cantidad. Hasta que una noche se encontraron en pleno transporte y, soltando los sacos, se dieron un fuerte abrazo.

Se dieron cuenta de que, más que la harina, lo más valioso que tenían era el  que AMOR que sentían el uno por el otro.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Columnistas