Por una vez, estoy de acuerdo con Cataluña

533991_640092519341214_716524765_n
Por JUAN BENITO RODRIGUEZ MANZANARES. Presidente de Mistium.
De entre las cientos de noticias de carácter independentista por parte de Cataluña, y tantas y tantas agresiones al patrimonio, cultura y tradiciones de Valencia, Aragón, Baleares y por extensión toda España, en lo que además de no poder estar de acuerdo en absoluto, me parecen que ese tipo de acciones una aberración y un abuso imperialista consentido por el Gobierno Central y en cierto modo por todos los gobiernos de España implicados en sus aberraciones políticas, hoy para variar, debo decir que coincido plenamente en la medida que ha tomado el Parlamento de Cataluña de cobrar un impuesto a partir de 2015 a los bancos por los pisos vacíos que tengan, pues aunque esta medida principalmente tiene un afán y carácter recaudatorio, es una buena medida para que los bancos dejen de tener ese ‘hambre’ por tirar a las personas de sus casas.

Un poco de historia. Hace unos años los bancos daban créditos hipotecarios a todo el mundo sin tener demasiado en cuanta la posibilidad de las personas para poder devolverlo. Llego también la rotura de lo que se llamó “la burbuja inmobiliaria”, que básicamente fue que los pisos llegaron a tener unos precios desorbitados sin ningún motivo, y además para adornar ese ‘guisado’ de despropósitos, la crisis nos envolvió a todos haciendo que aunque los precios de los pisos hubieran sido los correctos y justos, igual tampoco hubiéramos podido pagarlos.

A esto hemos de añadir que algunos bancos debido a estas malas gestiones, y a otros asuntos más turbios y sucios, en los cuales no voy a entrar en este artículo, se declararon en bancarrota, (la prensa le puso un nombre más bonito, pero tan sólo fue un eufemismo para encubrir la palabra, bancarrota). En ese momento esos bancos hubieran debido cerrar sus puertas, vender su patrimonio y con ello pagar a sus clientes todo su dinero, como hacen todas las empresas y pequeñas pymes si les llega el caso, pero no fue así, el gobierno tuvo la genial idea de ‘regalar’ a los bancos dinero de los contribuyentes para sanear sus cuentas, pero una vez saneadas, más o menos, y de nuevo los bancos en pleno rendimiento, o también más o menos, estos no han devuelto, ni lo van a hacer, el dinero que les prestaron. Con lo cual los bancos recuperaron su poder financiero pero los trabajadores no hemos recuperado nuestro poder adquisitivo. Los bancos han podido seguir ‘haciendo de las suyas’, pero los trabajadores en ocasiones casi no tienen ni para comer, y al no poder hacer frente a los pagos de las hipotecas, les han quitado sus pisos.

Es decir, un trabajador pidió un crédito al banco para comprar un piso, se lo dan, le cobran un interés y durante los primeros años tan sólo paga intereses. El banco se hunde y el gobierno le ayuda a que no acabe de hundirse y con ello vuelve a resurgir. La economía del trabajador se hunde y encima el banco se queda con el piso del cual ya tiene parte cobrado en intereses y el trabajador en la calle sin ayuda de nadie.

Por todo lo expuesto, me parece genial la medida que quiere tomar Cataluña de cara al 2015 y además, sería genial que las demás Comunidades de España también tomaran esta medida, ya que como los bancos ahora son poseedores de miles y miles de pisos vacíos, mientras que hay personas que están viviendo en una esquina en la calle cuando antes tenían sus casas, paguen un impuesto a las arcas correspondientes, estatales o de la Comunidades, además de que también deberían pagar el IBI y todo lo correspondiente a la posesión de un piso.
Pero lo que debería hacerse con ese dinero recaudado, que no será poco, pues Cataluña en 2015 espera recaudar entre 13 y 26 millones de euros, sería reinvertirlos en viviendas sociales de bajo coste o alquiler para que todas las personas de nuevo pudieran tener una casa donde poder formar su hogar. (Y esta medida de las viviendas sociales de bajo coste, me recuerda mucho a tiempos pasados, de los que ahora, no voy a hablar.)

Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *