Connect
To Top

¿Cómo proteger a nuestros niños del sol?

Por Alejandro Ruiz “Evonhe”. Estilista y Maquillador.

Hay una serie de consejos básicos que conviene seguir para evitar que el sol dañe la delicada piel de los niños.

No exponer a los menores de 6 meses. Los bebés con menos de 6 meses no deberían estar expuestos nunca de forma directa al sol. Tampoco bajo una sombrilla, por ejemplo en la playa, ya que la arena refleja alrededor de un 20% de las radiaciones solares; el agua, sobre un 10% y la hierba, aproximadamente un 5%.

Comenzar a protegerse en primavera. La protección solar debe comenzar en primavera, con la llegada del buen tiempo y la realización de actividades al aire libre, como montar en bicicleta o salir de excursión. En esta época del año el sol puede resultar tan nocivo como en verano, por lo que conviene proteger a los niños.

Evitar las horas centrales del día. Los niños (al igual que los adultos) no deberían estar expuestos al sol entre las 12 y las 17 horas, pues en esa franja horaria es cuando más peligrosa resulta la radiación solar.

Buscar sombras naturales. Colocarse al aire libre bajo una sombra natural, como la de una arboleda, es mucho más efectivo que hacerlo bajo una sombrilla. En todo caso, de no haber sombras naturales, hay que usar siempre una sombrilla.

Utilizar gafas de sol. El sol también puede producir daños oculares en los más pequeños. Por este motivo, los niños deberían utilizar unas gafas de sol homologadas que ofrezcan una protección del 100% frente a los rayos UV y a la radiación IR-A. El peligro de utilizar unas gafas no homologadas o “de juguete” es que proporcionan una falsa sensación de seguridad, además de provocar posibles daños en el ojo. Por este motivo hay que comprar siempre las gafas de sol infantiles en establecimientos seguros. Entre los daños a corto plazo destacan la queratitis o quemadura solar, que se manifiesta con dolor, fotofobia y enrojecimiento de los ojos.

A largo plazo, una excesiva exposición al sol puede provocar alteraciones corneales, lesiones degenerativas y quemaduras en la retina, que afectarían a la calidad de la visión para siempre. Incluso algunos estudios han relacionado la insuficiente protección ocular al sol durante la infancia con patologías en la etapa adulta como las cataratas, la degenaracion macular asociada a la edad, el pterigión (un crecimiento anormal de tejido sobre la córnea) y el cáncer de piel (localizado en el ojo).

En todo caso, y a pesar de llevar gafas, el niño no debería mirar nunca directamente al sol.

Cuidemos a nuestros niños de las radiaciones solares.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Columnistas

  • Reflexiones desde la Fe para la situación que vivimos

    Por Mons. Antonio Cañizares Llovera. Cardenal-Arzobispo de Valencia.  Entre los artículos y comentarios que estos últimos días he leído a propósito...

    Antonio Cañizares Llovera19 noviembre, 2017
  • Estilos arquitéctonicos de la Catedral de Valencia

    Por Arturo Climent Bonafé. Canónigo de la Catedral de Valencia. Escritor. He creído conveniente, dedicar unos artículos para hablarles de la...

    Arturo Climent Bonafé15 noviembre, 2017
  • Maquillajes para nuestro otoño 2017

    Por Alejandro Ruiz “Evonhe”. Estilista y maquillador. En nuestros centros “Evonhe” tenemos nuestros básicos de maquillaje que utilizamos a diario, pero,...

    Alejandro Ruiz 'Evonhe'13 noviembre, 2017
  • Ante el VI Centenario de San Vicente Ferrer

    Por Mons. Antonio Cañizares Llovera. Cardenal-Arzobispo de Valencia. Queridos hermanos y hermanas en el Señor: Os escribo, con verdadera alegría para...

    Redaccion12 noviembre, 2017
  • El Santo Cáliz en las horas cruciales de España

    Por Mons. Antonio Cañizares Llovera. Cardenal-Arzobispo de Valencia.  Acabamos de celebrar el pasado jueves la fiesta del Santo Cáliz en unas...

    Antonio Cañizares Llovera4 noviembre, 2017