Quitando caretas

Por PAULA ESTELLÉS ALEPUZ. Columnista

Hace un tiempo escuché que Compromís, o como yo suelo llamarles: Los chicos de Oltra, son el partido de la samarreta, la pancarta y la anécdota. Ahora, yo también añadiría a esa lista, la careta. Pero, una careta bien grande y bien dura.

La Coalició llegó haciendo ruido, señalando con el dedo a aquellos que no creían dignos para representar a los valencianos, haciéndonos creer que eran diferentes, que su escala moral y sus principios eran férreos, y bla bla bla…

Y sí, y tanto que eran diferentes a aquellos que nos gobiernan, por suerte. Porque de las camisetas con mensaje, del circo y la provocación, han pasado a la hipocresía y a desarrollar un juego sucio, en el que me cuesta encontrar todos aquellos valores que dicen, o decían, tener.

Ayer leía en prensa, que el partido liderado por Enric Morera, gastó 315.000 euros de forma irregular en las pasadas elecciones, y que intentó colar como dispendio electoral más de 17.000 euros en comida. Pues sí que debieron preparar canapés estos chicos.

Resumiendo, que los mismos que montan el circo (y no diré con payasos incluidos porque está feo y no quiero faltar el respeto a nadie), se indignan y patalean y acusan a otros de despilfarrar o de falta de claridad, son los que en sus cuentas “todo vale”. ¡Qué bonito, y que fácil es ir de aleccionador y de juez moral de puertas para fuera!. Pero, una vez más, “dime de qué presumes y te diré de qué careces”.

Pero los de la careta, no sólo nos han dejado perlas como esta en los últimos días, también pudimos ver hace una semana, y quedarnos totalmente horrorizados, esa ‘magnífica’ campaña en la que a Morera y a su encantador equipo les pareció una grandísima idea copiar la estética etarra para intentar recolectar votos, bajo el lema, “Diners valencians a casa”. Oye, que aún podría haber sido peor, y que hubieran puesto, “Diners valencians a Catalunya”. Que los chicos de Oltra de esto saben mucho.

Los que tampoco se quedan atrás en la defensa de los valencianos, nótese la ironía, son sus compañeros de recreo, el PSPV de Ximo Puig, con la inestimable ayuda de sus juventudes. Éstos, nos hicieron vivir una escena “pintoresca” el pasado 9 d’octubre, en el que por la mañana los socialistas fueron los encargados de portar la Real Senyera, y por la tarde, sus jóvenes salieron a manifestarse cuatribarrada y estelada en mano junto con una pancarta que rezaba: “Defensa la teua cultura, defensa el teu país”, ¡ole!.

Y sí, señores, aquí tenemos dos de los lados de ese triángulo o tripartito, que pretende unirse en la Comunitat (Sí, digo COMUNITAT) para representarnos. Dos agrupaciones políticas más preocupadas por nuestros vecinos que por nosotros, dos partidos, que se dedican a pelear, vía Facebook, por ver cuál es más catalanista, siglas que demuestran tener muy poco respeto por nuestras señas de identidad y por tanto, por los propios valencianos.

Sí, por fin, cayeron las caretas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *