Real Madrid-Castilla recibe al Barcelona B después de 16 años sin enfrentarse

Un clásico que no es tan clásico cuando se trata de Segunda división. Los filiales del Real Madrid y el Barcelona, que el pasado jueves protagonizaron el primer choque de la temporada en la final de la Supercopa, se enfrentan en el Alfredo Di Stéfano esta noche a las 21.00 (Canal+1).

Hacía 16 años —desde la temporada 1996-97— que ambos equipos, en la actualidad los blancos dirigidos por Alberto Toril y los catalanes por Eusebio Sánchez (que llegó al banquillo sustituyendo a Luis Enrique), no militaban en la misma categoría. El último duelo, además, no hace justicia a la rivalidad que los «grandes», el Madrid de Cristiano Ronaldo y el Barcelona de Messi, presentan en el campo en cada choque. El objetivo de ambos equipos ese año era luchar por permanecer en la categoría. El resultado, para los dos, después del encuentro de vuelta en el campo de los madrileños, fue descender de la mano. El Real Madrid Castilla cerró la campaña decimoctavo en la tabla y los catalanes un puesto más abajo.

Desde entonces el Real Madrid Castilla fue un habitual de la categoría de bronce hasta la temporada 2004-05, en la que además de recuperar su nombre tras arrastrar la denominación Real Madrid Deportivo desde 1990 por una orden de la Federación Españala, logró volver a Segunda. Dos temporadas después los madrileños descendieron y no pudieron luchar por la plata hasta 2011, cuando el Alcoyano les arrebató el sueño del ascenso. Lo que vino después es de sobra conocido, 2012 fue el año en el que al fin el Castilla, a costa del Cádiz, regresaría a la Liga Adelante.

Esta noche se enfrentará al Barcelona B, que llegó a esta categoría en la temporada 2010-11, en la que acabó tercero, siendo el máximo goleador (junto al Betis) y albergando en sus filas al «Pichichi» de la liga de plata, Jonathan Soriano. En las 13 ocasiones en las que ambos equipos se han cruzado en Segunda división, la primera en la temporada de 1982-83 y la última en la de 1996-97, en doce encuentros fueron los madrileños los que consiguieron la victoria. El Barcelona lo logró en ocho partidos y en seis el marcador quedó en tablas.

El morbo de este cruce lo aporta no solo quiénes son los equipos que saltarán al campo sino, sobre todo, que el partido se encuentre incrustrado entre los dos encuentros de la Supercopa entre el Real Madrid y el Barcelona. Los canteranos, reconocen, que también existe una rivalidad especial entre los filiales. «Me he enfrentado varias veces. Si no recuerdo mal la última vez fue en juveniles, en la Copa de Campeones… y les ganamos en la final. Un clásico siempre es bonito y más siendo tan jóvenes”, admitió Sergi Gómez, del Barça, a nuestra redaccion.

ESMASACTUAL|Deportes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *