Recuperarse en casa después de una intervención quirúrgica

En la foto los doctores Escamilla y Tornero

En la foto los doctores Escamilla y Tornero

ES+ACTUAL.NISAPRESS.REDACCION.- El Hospital Nisa Valencia al Mar ha puesto en funcionamiento una Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria para los pacientes susceptibles de beneficiarse de procedimientos quirúrgicos que se realizan con distintos tipos de anestesia y que requieren cuidados postoperatorios de corta duración, por lo que no necesitan ingreso hospitalario.

Por especialidades, traumatología, ginecología, urología y cirugía general aúnan el mayor número de intervenciones que pueden ser resueltas de forma ambulatoria.

Ventajas
“Este sistema permite al paciente recuperarse en un entorno conocido y cómodo. Por otra parte, evita el trastorno familiar que puede suponer tener que estar acompañado en el hospital por otra persona, o estar ausente varios días cuando, por ejemplo, hay niños pequeños en la familia”, explica el Dr. Carlos Tornero, anestesiólogo y coordinador, junto con el Dr. Benigno Escamilla, de la nueva unidad.

A su vez, desdramatiza el acto quirúrgico y disminuye las posibles complicaciones asociadas a un ingreso, por ejemplo las infecciones nosocomiales (infección adquirida en el hospital).

Selección de pacientes
Los criterios de selección, descritos y consensuados por distintas sociedades científicas, sientan las bases en la elección de pacientes que pueden beneficiarse de las ventajas de la CMA. A los aspectos focalizados en la historia clínica del paciente -patologías asociadas, diabetes, problemas cardiovasculares, etc.- o a la edad, se suman condiciones relacionadas con la facilidad en el desplazamiento del paciente o la capacidad de respuesta ante posibles complicaciones. En este sentido, la distancia entre el domicilio del paciente y el hospital, si su vivienda dispone o no de ascensor, si existe la posibilidad de que alguien le acompañe en las horas posteriores a la intervención, o si tiene acceso a un teléfono serán determinantes a la hora de seleccionar los casos de la Unidad de Cirugía Ambulatoria.

Atención al despertar
En aras a aplacar las reticencias que la CMA puede despertar entre quienes teman sentirse menos protegidos fuera del hospital tras una intervención quirúrgica, cabe destacar que la cirugía mayor ambulatoria presta especial atención al proceso postoperatorio y a la transición entre el medio hospitalario y el domicilio.

En la Unidad de Recuperación Postanestésica (URPA) del Hospital Nisa Valencia al Mar se monitorizan las constantes vitales del paciente recién operado hasta conseguir un nivel de conciencia y de constantes biológicas que permita trasladar al paciente al Área de Readaptación al Medio. Las condiciones que permiten este traslado están pautadas por la SEDAR (Sociedad Española de Anestesióloga y Reanimación).

Una vez en el Área de Readaptación al Medio el paciente permanece supervisado fundamentalmente por el personal de enfermería, hasta que desaparecen vómitos, náuseas, dolor… y se encuentra en condiciones de volver a su domicilio.

“Para aprovechar las ventajas de la Cirugía Mayor Ambulatoria tenemos que conseguir que, tras la intervención quirúrgica, el paciente se sienta igual de arropado en casa que estaría en el hospital y, por supuesto, prevenir el dolor en casa”, explica el Dr. Benigno Escamilla, anestesiólogo y coordinador junto con el Dr. Carlos Tornero del a Unidad de Cirugía Ambulatoria del Hospital Nisa Valencia al Mar.

En este sentido, existen distintas técnicas anestésicas que van a conseguir evitar que el dolor aparezca cuando el paciente llega a casa. “Una de las fórmulas más utilizadas es la anestesia regional acompañada de una analgesia de larga duración tras la intervención”, matiza el Dr. Escamilla.

Además de los distintos sistemas anestésicos, la Unidad de Cirugía Ambulatoria del Hospital Nisa Valencia al Mar ha diseñado un sistema de apoyo que, más allá de controlar la evolución del paciente y poner a su disposición las herramientas necesarias para responder con celeridad a una posible complicación, busca la tranquilidad del paciente. “Se lleva un control postquirúrgico una vez el paciente es dado de alta a su domicilio, consistente en llamadas telefónicas por la tarde y a la mañana siguiente para comprobar su estado (dolor controlado, tolerancia digestiva, etc.).

Por otra parte se dispone de un número de teléfono atendido por un anestesiólogo al que pueden llamar para consultar las incidencias que puedan aparecer en las horas posteriores a la cirugía. Sobre las 21 hs. llamamos al paciente para saber si hay dolor o náuseas, si ha comido … le dejamos también un número de teléfono atendido por un anestesiólogo para que pueda consultar cualquier duda que se le presente; a la mañana siguiente de la intervención, volvemos a llamarles”.

Intervenciones de hernias, hemorroides, artroscopias, hallux valgus ( juanetes) , cirugía para la extracción de muelas del juicio, tratamiento quirúrgico de la incontinencia urinaria, fimosis o resecciones transuretrales de la próstata son algunas de las cirugías susceptibles de realizarse de forma ambulatoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *