Religiosa libanesa sigue salvando tesoros cristianos de Siria pese a amenazas de ISIS

1f9ed10eb56cd40cd992151d37066c7e_L

Noticias ONDA3/Agencias.- Fadia Laham, más conocida como Madre Agnes, es una religiosa libanesa de 65 años que pese a las amenazas de muerte de los yihadistas sigue trabajando por rescatar, de manos de los traficantes, el patrimonio cultural de los cristianos en Siria; y por mediar en la liberación de otros religiosos secuestrados.

Madre Agnes llegó a Siria en 1993 para reconstruir el monasterio greco-católico melquita del siglo V dedicado a Santiago el Mutilado, ubicado a 60 kilómetros al norte de Damasco. Pero en 2011 estallaron las protestas populares contra el Gobierno de Bashar Al Asad y a partir de entonces se desencadenó la guerra civil que hasta hoy sigue desangrando el país. “Antes de la guerra había algo más de dos millones de cristianos (el 10% de la población total). Hoy apenas quedan 700.000 tras la huida de la mayoría a Europa”, señaló la hermana desde Jounieh, región cristiana al norte de Beirut.

Sobre el conflicto en el país sirio advirtió que se puede dar lo que ocurre en Irak, donde “la guerra de 2003 expulsó a los cristianos. Apenas queda el 10% y han destruido gran parte de su patrimonio”. Sin embargo, destacó que la destrucción de Siria forma parte de un plan más amplio, que pretende desmembrar y dividir las sociedades pluralistas como Irak o Egipto. Ante tales pretensiones la religiosa libanesa indicó que se ha puesto a salvo en Líbano los iconos, manuscritos y lienzos del monasterio de Santiago el Mutilado. Sin embargo, hoy prosigue la búsqueda de más patrimonio robado por los traficantes y que ofrecen a los coleccionistas occidentales.

Aciprensa cita datos a los que se refiere la carmelita Fadia Laham, quien en un recuento dice que en Siria más de 120 iglesias y monasterios han sido destruidos. Además, los yihadistas saquearon en 2013 la localidad de Malula, uno de los últimos rincones del mundo donde aún se habla arameo, la lengua de Cristo. Madre Agnes cuenta además que un año más tarde, medió por teléfono con Abu Malek, máximo líder de Al Qaeda en esa región, fronteriza con Líbano, para la liberación de nueve monjas greco-ortodoxas secuestradas allí.

También durante el período en que estuvo en Siria, la religiosa greco-católica melquita fue amenazada de muerte por Al Nusra, entonces facción de Al Qaeda, la misma que en julio pasado se separó y tomó el nombre de Fath al-Sham. Sin embargo, en 2012 el Ejército Libre de Siria (ELS) –uno de los grupos que combaten al gobierno–, le ayudó a escapar al Líbano. Este es el principal motivo por el que la monja libanesa debe moverse con escolta por los seminarios internacionales a donde la invitan, ya que está amenazada por el Estado Islámico (ISIS).

En ese sentido, la Madre Agnes critica el manejo que los medios dan al conflicto en Siria. “Mi testimonio es molesto por ser políticamente incorrecto. Hoy hay que repetir por la mañana, a mediodía y por la noche que Bashar Al Asad mata, pero no se puede decir que los rebeldes matan”. “Quien quiere decir la verdad, la dice toda”, señaló.

Fadia Laham descubrió su vocación a la vida religiosa y a los 19 ingresó como monja de clausura en el convento de las Carmelitas al norte de Beirut (Líbano). Junto a su orden le tocó asistir a los desplazados de la guerra civil que vivió este país en la década de 1970.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *