REPORTAJE: Nuestra Señora de las Nieves

salus-populi-romani

Reportajes ONDA3/Manuel J. Ibáñez Ferriol.- Hoy día 5 de agosto, se celebra la fiesta de Nuestra Señora de las Nieves, que  es una antigua advocación mariana que se remonta al siglo IV y que está muy extendida en Italia, España, Latinoamérica y Portugal.

El origen se atribuye a la época del papado de Liberio (352 – 366) en el que se relata que un anciano y acaudalado matrimonio de la nobleza patricia de Roma que no había tenido hijos y a los que se atribuía gran caridad hacia los demás, solicitó de la Virgen María que les señalase qué debían hacer con sus bienes para garantizar el mejor uso cristiano de la herencia. La tradición católica cuenta que la Virgen se manifestó ante ellos y les indicó que, allá donde señalara, se le construyese un templo. Otras versiones afirman que la Virgen se apareció en sueños a los esposos y al Papa y les anunció la nieve de agosto.

La obra se concluyo un año después, con la financiación de la familia patricia y el apoyo eclesiástico. La iglesia desapareció no mucho tiempo después, y se reconstruyó por el Papa Sixto III alrededor del año 434, siendo en la actualidad la Basílica de Santa María la Mayor.

virgin-mary-and-child

La devoción a Nuestra Señora de las Nieves quedó reducida a Roma y su periferia, al menos hasta los inicios del año 1000. La primera obra artística de la que se tiene constancia que representó el milagro se atribuye a un discípulo de Giotto que se conserva en la Basílica actual.

En Sierra Nevada, diversos textos relatan la historia del sacerdote Martín de Mérida, beneficiado del alpujarreño pueblo de Válor, que junto a su asistente Martín Soto, estando precisamente el 5 de agosto de 1717 de travesía por Sierra Nevada camino hacia Granada y cuando coronaban el puerto de la Carihuela, también conocido como Collado del Veleta por su próximidad al Pico de este nombre (el segundo más alto de este macizo y tercero de la península Ibérica), estando a unos 3.200 metros de altitud se encontraron perdidos en medio de una tormenta de nieve que súbitamente les sorprendió.

Tras ponerse los dos a rezar fervorosamente como último remedio para el peligro que corrían, a ambos se les apareció la Virgen María con su Hijo en brazos, calmando los elementos e indicándoles el camino a seguir y salvándolos así de una muerte segura. A partir de entonces, a los tajos próximos a ese lugar se les conoce como Tajos de la Virgen.

Al pie de éstos, cerca de los Lagunillos de la Virgen, el clérigo alzó al año siguiente, agradecido, una ermita, que pronto acabó destruida por la climatología adversa.

2

En el año 1724 se sustituyó esta primera ermita por otra, situada algo más abajo, en los Prados del Borreguil, también llamados de la Ermita, a unos 2.700 msnm, en las inmediaciones de donde actualmente se ubican las estaciones inferiores de los Telesillas Dílar y Laguna, de la Estación de Esquí; pero tampoco ésta resistió el ataque de los hielos, emplazándose en 1745 una tercera ermita a menor altitud (1.380 msnm, en el Picón del Savial) conocida como Ermita Vieja (la cual hoy, reconstruida, alberga un Aula de la Naturaleza del Parque Natural de Sierra Nevada) y posteriormente, como ésta quedaba todavía muy alejada de la localidad de Dílar, a cuyo término municipal pertenecen todos los lugares aludidos, en 1796 Mateo Benítez, beneficiado de esta población, ante el auge del fervor popular, encargó al maestro de obras Manuel Garnica la construcción del actual Santuario dedicado a esta advocación mariana situado a las afueras de dicha población, siendo Juan de Toro el artífice del camarín en 1855. Desde aquel milagroso suceso, la Virgen de las Nieves fue tenida por patrona de Sierra Nevada.

Esta tradición se ha mantenido viva hasta la actualidad, siendo muy populares las misas y romerías montañeras que cada año, conmemorando esa fecha, se suelen realizar por distintas cumbres de Sierra Nevada (Mulhacén, Veleta…).

Y desde el otoño de 1968, un monumento construido por sufragio popular consistente en un altar hecho con piedras del lugar seguido de arco apuntado de 9 metros, del mismo material, y rematado con una imagen de la Virgen con el Niño, de 3 metros de altura, obra vaciada en aluminio del escultor Francisco López Burgos, preside sobre la Estación de Esquí y Montaña de esta sierra.

nieves2b25e22580259dnuestra2bse25c32591ora2bde2blas2bnieves252c2bnuestra2bse25c32591ora2bprotectora2bde2broma2bo2bauxilio2bdel2bpueblo2bromano-b-megf-viern2b052bde2bagosto2b

La imagen había sido bendecida el 30 de enero de 1966 por el Arzobispo de Granada Mons. Rafael García y García de Castro en el Albergue Universitario, próximo al lugar en que quedó emplazada. Pero previamente, al celebrarse esta festividad en el año 1961, un boceto de esta misma talla de la Virgen de las Nieves, elaborado en piedra artificial a costa del industrial Nicolás García Oliveros, presidió por vez primera la misa celebrada en la cumbre del Veleta, lugar donde había quedado entronizado este boceto el 4 de diciembre de 1960 por grupos de montañeros granadinos, aunque tampoco soportó durante mucho más tiempo las inclemencias meterológicas propias de tan elevada altitud (3.394 msnm).

La Virgen de Nuestra Señora de las Nieves también es patrona de municipios como Muñogalindo (Ávila) celebrando dicha festividad el mencionado 5 de agosto, siendo el patrón principal San Lucas, celebrado el 18 de octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *