Connect
To Top

Retablo de San Dionisio y Santa Margarita

Por Arturo Climent Bonafé. Canónigo de la Catedral de Valencia. Escritor.

Como podrán observar el patrimonio de la Catedral de Valencia es inmenso yo no voy a exponerlo todo detalladamente. Quiero mostrar algunas piezas más importantes y si Dios quiere y me da tiempo, en octubre del próximo año ofreceré una publicación detenida y profunda de todas las obras, arquitectónicas, pintura e imaginería y como pieza principal el Santo Cáliz.

En la colección Lugares que hablan de fe, publicaría una visión general de la Catedral. En estos días, que ya son muchos, tan solo una selección. El peligro es que podemos cansarnos al ver y leer tanta obra de arte; corremos el riesgo.
Dicho esto entro en la materia de hoy.

Este retablo ha sido restaurado recientemente y se conserva íntegro. Está colocado en una capilla de la girola. Es original de Vicent Masip y goza de enorme resplandor y belleza. Estuvo oculto detrás de un altar de yeso – cosa absurda – pero así fue hasta que fue descubierto mucho antes de la Guerra Civil. Después de que se salvara de la quema, fue trasladado a la Catedral y su restauración fue realizada en 1997.

En el centro presiden los santos Dionisio, primer obispo de París y santa Margarita. En torno a esta tabla principal, fijémonos bien, aparecen cuatro gozos de la Virgen: Epifanía – adoración de los Magos -, Ascensión, Pentecostés y la Dormición y sobre esta la Primera Aparición de Cristo resucitado a la Virgen, tema clásico en la pintura valenciana.

En el guardapolvos escudos de la familia san Feliu y de izquierda a derecha y de abajo arriba, se representan San Cristóbal con el Niño Jesús al hombro, le sigue santa Isabel de Hungría, san Cosme, san Miguel, el Padre Eterno con el Espíritu Santo, santo Ángel de la Guarda, san Damián, – Cosme y Damián, fueron médicos y muy queridos en la Corona de Aragón -, san Pedro de Verona, dominico y san Sebastián, como siempre asaetado.

Como podrán ver se trata de un gran retablo y de enorme belleza. Culmina con el Calvario. Constituye una adecuada catequesis. Con tiempo habría que explicar con el retablo delante cada una de sus tablas y la escena que representa y eso nos llevaría mucho tiempo. Y cuando vamos a un museo lo queremos ver todo y aprisa, lo cual lleva a que apenas nos enteremos de algo.

Por eso, un profesor que tuve de arte cristiano en el Seminario Mayor, nos decía que no se puede visitar un museo sin haber comido antes, llevar buen calzado y estar descansado. De lo contrario se corre y quien corre no se entera de nada. Contemplar este retablo requiere calma.

Les invito, pues, a saborear estas pinturas de Vicente Masip con detenimiento, desde sus propias casas.

1 Comment

  1. Pingback: Retablo de San Dionisio y Santa Margarita - Soynadie Press Agency

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Columnistas