Connect
To Top

Siguen los interrogantes en el caso de Diana de Gales

A punto de cumplirse 20 años del fallecimiento de Lady Di (31 de agosto de 1997), el «Caso Diana» presenta aún cabos sueltos que rodean su vida y su muerte en un halo de misterio.

Teorías sobre una posible conspiración, intentos de suicidio, desavenencias con Isabel II, infidelidades, un ataúd vacío, inexactitud en la ubicación de su féretro, una ruta de «huida» de los paparazzi que no pasaba por el túnel en el que ocurrió el mortal accidente, episodios de bulimia, depresión… avivan el fuego de una historia vital con un trágico final. Aquel fatídico 31 de agosto murió la mujer y nació la leyenda. La periodista y escritora Concha Calleja escribió hace diez años un primer libro sobre su figura. Ahora, y basada en los datos de su investigación in situ, publica «Diana. Réquiem por una mentira» (Editorial Almuzara), con el que pretende despejar muchas dudas sobre la figura de Lady Di.

En teoría, y según se publicó en su momento, sus restos mortales fueron depositados en un mausoleo de la finca familiar de los Spencer en Althorp, donde su hermano Charles obtiene cuantiosos beneficios cobrando la entrada a los admiradores de la princesa. Pero los dos hermanos no mantenían apenas relación y en la localidad inglesa se cree que el verdadero lugar en el que se depositó el ataúd fue en la iglesia de Santa María Virgen, a dos kilómetros de Althop. En ese templo reposan varias generaciones de la familia Spencer y es, cuando menos extraño, que tras la muerte de Diana la cripta se cerrara al público y el lugar fuera acotado por la Policía. Uno de los feligreses descubrió a Calleja que la cripta que se encontraba sellada se abrió y el féretro fue sepultado en lo más profundo del panteón familiar.

Tras una ardua investigación, Calleja desvela que además «el ataud de Diana estuvo vacío durante todos los actos relacionados con su funeral. Nadie vio el cuerpo. Trece kilómetros y medio de recorrido y la gente veneró un ataud sin cuerpo. Éste había sido incinerado y enterrados en la iglesia de Santa María Virgen».

Guillermo y Harry tenían buena relación con dodi al-fayed. Los hijos han hecho un pacto de silencio para no hablar de su madre en público. Cuando falleció eran unos niños y tardaron en enterarse de lo ocurrido en aquel trágico accidente. Hoy optan por dar la callada por respuesta. A pesar de que se ha publicado que los hijos de Diana no le conocían, la realidad apunta a que Guillermo y Harry mantenían muy buena relación con Dodi Al-Fayed. Incluso pasaron juntos algunos días de ese verano a bordo del lujoso yate del egipcio. De hecho, el padre del empresario egipcio, Mohamed al-Fayed, enseñó a Calleja fotografías de todos juntos.

Fuentes cercanas a la familia Spencer aseguran que Diana estaba enferma. «Sufrió un gran trauma tras la separación de sus padres, lo que le marcó emocionalmente. Si a ello le añadimos el fracaso de su relación con Carlos, nos encontramos con una mujer frágil y con tendencia a la depresión. De hecho, intentó suicidarse hasta en cinco ocasiones», revela Calleja. «En una se cortó las venas con un corta limones; en otra, se lanzó embarazada de su primer hijo por una escalera y en otra se cortó la muñeca con un cuchillo para más tarde abalanzarse contra una vitrina de cristal. Solía autolesionarse con frecuencia para llamar la atención y con frecuencia se cortaba con cuhillas en los brazos y las piernas. Era su particular manera de pedir auxilio».

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Con Encanto