Soliloquios “al caloret” del tórrido estío

Jose Aparicio

Por José Aparicio Pérez. Académico de la RACV. Doctor Arqueólogo. 

Las altas temperaturas, que la Divina Providencia nos envía sin parar, permiten la licuación de los humores cerebrales, que circulan con mayor fluidez por las tierras vírgenes neuronales, haciendo germinar incesantemente ideas, como las setas en otoño, que es preciso fijar en el papel para regodeo de propios y extraños. Los medios nos proporcionan la temática adecuada, de ahí que los soliloquios se sucedan para entretener tantos ratos de tedio en las largas e inútiles vacaciones estivales. Veamos alguna ocurrencia.

El tripartito valenciano, al ocupar el tan ansiado poder, repitió incesantemente que las cuestiones, accesorias para ellos, como las señas de identidad, o la lengua, no eran. prioritarias Lo eran los desahucios, el hambre generalizado, la pobreza infantil, el paro, etc. Pronto cambiaron de opinión y, a Ribó, admirador de Induráin, Valverde o Contador, le faltó tiempo para visitar al Sr. Arzobispo y espetarle a la carrera, “la Señera no entrará en la Catedral”. El Dr. Cañizares, con el aplomo necesario para tan alto miembro de la Iglesia Cristiana, sin inmutarse, le respondió: “tranquilo, entrarán otras”. ¡Será por señeras!. Dando una lección al bravo comunista que le debiera hacer reflexionar! . La promesa del cardenal se ha cumplido, las señeras del Reino de Valencia inundaron la Catedral.

Tampoco tardó mucho, el pluriempleado Dr. Grisolía, de oficio sus direcciones y secretarías, en arremeter contra el Partido Popular valenciano, ya despojado del poder, acusándole de todos los males habidos y por haber en cuestiones de cultura y educación. Se la tenía jurada al parecer desde que no le dio la máxima autoridad en lo de las Señas de Identidad. Quizás olvidando las numerosas prebendas recibidas por el todavía yanqui y las torpes e inmerecidas pleitesías que le han rendido hasta la saciedad.

Las víctimas del metro, el de aquí no el de Galicia, no han tardado, junto al tripartito que ha estado apoyando y “estimulando” su incesante activismo, en recibir el , al parecer, debido reconocimiento en Las Cortes Valencianas y, a continuación, el alto premio de la Generalitat. Con su Presidenta, Sra. Garrote, al frente, de presunto oficio su dedicación exclusiva a la dirección de la constituida asociación , apresurándose a declarar que continuarán su lucha y permanente hostigamiento al Partido Popular que, aunque no conducía el metro, ni quitó la baliza existente, ni cerró más la curva, continúa siendo el responsable máximo. Los jueces y juezas que, por tres veces consecutivas, han emitido las correspondientes sentencias exculpatorias para el PP e inculpatorias para el maquinista, no debieron estar en sus cabales al parecer. Por cierto, en un jardín valenciano la Sra. Garrote organizó un sentido acto musical en memoria de las víctimas, interpretando el “Cant dels Ocells”, canción popular catalana precisamente, popularizada por un excelente y famoso violonchelista catalán precisamente, el gran Pau Casals. Algunos valencianos nos hemos preguntado inocentemente: ¿es que no hay ninguna composición valenciana, hecha por algún compositor valenciano, entre tantos excelentes como ha habido, hay y habrá, adecuada para este acto y ha tenido que ser, única y precisamente, la de un catalán?. La respuesta no se hizo esperar y, entre las recibidas, seleccionamos la Marcha Fúnebre de Martín y Soler, músico de la Corte de Catalina la Grande de Rusia, plagiado precisamente por su contemporáneo Mozart. Precisamente este soliloquio nos ha iluminado un poco más el entendimiento.

El Presidente del Gobierno, Sr. Rajoy, chulo él, advierte a Mas y a su cuadrilla: “ no pasareis”. Los otros siguen empujando, impertérritos y más chulos todavía. Los demás, expectante, esperamos el desenlace. Los hispanos rechinando los dientes. Los valencianos, además, con la mosca en la oreja por lo que diremos. Pero, por las zaurdas de la política se deslizan sombras que van y vienen. Al parecer, bajo la dirección de la dama de los teje-manejes, la que salva a los medios enemigos que lanzan invectivas e

improperios y descalificaciones un día si y al otro también contra su partido. Desde las sombras sale el alarmante mensaje: “dejará de ser región y será Nación”. Se les dará una piel segregada de la del toro, a cuyo contenido le darán ese nombre, con eso se contentarán. ¿Tanto viaje para tan vacías alforjas?. ¡Quia, las colmaremos bien, el 3% será poco! . La mosca, que cada vez llena más la oreja de los valencianos, susurra una advertencia: “vosotros pagareis el pato, sereis la moneda de cambio, llenareis sus alforjas”. Necesitamos pues, urgentemente, levantar una muralla que vaya desde Els Ports hasta la playa, juntando todas las manos.

Arrecia el calor, arden los bosques. El fuego lo arrasa todo. Que pena y que dolor exclaman los vecino afectados, envueltos por llamas y humo. Pirómanos malditos, proclaman los políticos, hay que acabar con ellos sentencian. Los ecologistas intervienen: vale más prevenir que curar y el medio está abandonado. La ministra del ramo: todo está bajo control, hemos puesto todos los medios necesarios. Los que están con mangueras, ambulancias , informadores: nos avisaron tarde, faltan los medios que reclamamos, trabajamos al límite. Los que piden aumento de sueldo y categoría: no hay derecho, somos los que mas trabajamos, más arriesgamos y menos cobramos. Los técnicos de despacho y pura teoría: no sabemos por donde tirar. Los informadores: aquí nadie sabe nada. Los curas: recemos. Los curiosos: ¡collons! esto no me lo esperaba. Los que no pueden pasar: no hay derecho. Los pesimistas: esto no hay dios que lo pare. Los optimistas, del gobierno:¡que bien lo estamos haciendo!. Los pesimistas, de la oposición: ya lo decíamos nosotros, son un desastre. Los meteorólogos: ¡ yo qué sé cuando cambiará el viento!. El Delegado del Gobierno: lo comunicaré a los superiores y vendrán ayudas. De inmediato se regenerará y se investigarán las causas, los culpables pagarán por ello, he dado las órdenes oportunas .Al final cambia el viento y cesa el fuego, 2.000, 3000 hectáreas arrasadas, la vegetación carbonizada, la fauna frita, la roca pura y dura al descubierto. Desolación en el ambiente y en las almas. Vuelta a empezar.

Entre soliloquio y soliloquio se nos ha agotado el espacio- papel disponible, debiendo esperar nueva oportunidad, rogando que sea antes de que lleguen los fríos invernales y el cerebro recupere su estructura y normal función.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *