Terciarias capuchinas abren en Puerto Rico un hogar para niñas maltratadas con el nombre de su fundador, el fraile valenciano Luis Amigó

junioras votos perpetuosReligiosas de la congregación de las Terciarias Capuchinas han abierto un hogar de niñas víctimas de malos tratos o de exclusión social, en la localidad de Camuy, una zona rural de Puerto Rico, al que han dado el nombre de su fundador, el fraile capuchino valenciano Luis Amigó (Massamagrell, 1854-Godella, 1934), actualmente en proceso de canonización. La residencia acoge a un total de doce niñas que son atendidas por tres religiosas, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes de la congregación religiosa. “Con la apertura de este nuevo centro se pretende aportar un granito de arena al desarrollo de valores humanos y cristianos a estas niñas expuestas al desamparo y al abandono”, han precisado.

Las religiosas terciarias capuchinas decidieron la construcción de este hogar de niñas, que actualmente es propiedad de la congregación, “viendo la realidad del deterioro que aqueja a familias en Puerto Rico”.

En 1885 la Santa Sede acordó la aprobación pontificia de la congregación religiosa de las Terciarias Capuchinas. Su fundador, fray Luis Amigó, actualmente “venerable”, fue “pionero en el tratamiento de los problemas sociales con los niños y personas afectadas por el cólera”.

Desde principios del siglo XX, las Terciarias realizan misiones por todo el mundo “para atender las necesidades de los más desprotegidos”. En la actualidad, cuentan con más de 1.200 religiosas, que están presentes en una treintena países de América, África Europa y Asia.

En la diócesis de Valencia, disponen de varias casas de acogida para niños con guarda o tutela a cargo de la Generalitat Valenciana así como hogares y colegios y prestan atención a enfermos a domicilio, entre otras acciones pastorales.

 

ONDA3.COM|AVAN|Redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *