Titaguas: un enclave privilegiado de la comarca de los Serranos

Titaguas es un municipio de la comarca de los Serranos, accidentado por los contrafuertes meridionales de las sierras de Losilla y el Sabinar, que forma parte del conjunto de la sierra de Javalambre y drenado por el río Turia.

Titaguas, vista general

Se halla a 832 metros de altitud y su término municipal limita al Norte con Aras de Alpuente, al Este con Alpuente, al Oeste con Sinarcas y Santa Cruz de Moya y al Sur con Tuéjar y Chelva. Tiene una superficie de 63,10 Km 2 y más del 70% de su superficie está formada por montes de utilidad pública. Los bosques son mayoritariamente de pinos, encinas y sabinas. La economía se basa principalmente en la agricultura y la ganadería, la cual se localiza en la zona del altiplano que caracteriza a todos los pueblos del antiguo término general de Alpuente. Los cultivos predominantes son los de cereales, la vid y el almendro, mientras que la ganadería predomina la ovina y las granjas de cerdos y aves. Posee una pequeña actividad industrial derivada de la agricultura. Tiene una importante cooperativa vinícola que elabora el vino blanco bajo la denominación de Alto Turia.

Titaguas, ruta ciclista por el monteDurante el siglo XV, Titaguas era una pequeña aldea de unas 15 casas, las que tenía en 1431, mientras que en 1481 la población sigue siendo la misma, pues tan sólo encontramos 16 casas. La población de Titaguas creció un poco en el siglo XVI y en 1610, según Escolano, Titaguas tenía ya un total de 30 casas (135 habitantes). La población siguió creciendo durante el siglo XVII, pasando de 55 casas en 1646 a los 86 contribuyentes en censo de Campoflorido de 1712. A fines del siglo XVIII, según Cavanilles, la villa de Titaguas tenía 225 vecinos (945 habitantes), mientras que el máximo de población lo alcanzaría a principios del siglo XX, pues en el año 1900 tenía un total de 1.106 habitantes. A partir de los años sesenta se produce una fuerteemigración hacia la ciudad de Valencia y su área metropolitana, lo que explica que la actual población se haya reducido a la mitad, con tan sólo 556 habitantes.

El origen de Titaguas no se conoce con exactitud, aunque sabemos que formó parte del término general de Alpuente hasta 1729 en que Felipe V le concedió el privilegio de villa real. Como hemos visto, en el siglo XV era una pequeña aldea de 15 casas. Sabemos que el 18 de abril de 1520 el obispo de Sogorb erigió la vicaría de Titaguas, dependiente de la parroquia de Alpuente. Creemos que a partir del siglo XVI el lugar de Titaguas pudo tener una cierta autonomía municipal, como la tuvo el lugar de Aras, pero por ahora no podemos confirmarlo.

Como hemos visto, el crecimiento de la población de Titaguas en el siglo XVII fue muy importante, por lo que a principios del siglo XVIII siguió los pasos de Aras y el 6 de mayo de 1729, un año después de haberse segregado Aras, obtuvo el Privilegio de Villa Real. Este es semejante al de Aras y en él se ordenaba al comisionado que le asignara un término municipal proporcional al número de habitantes y que continuara la mancomunidad de pastos con Alpuente. A cambio de la concesión de este privilegio, la nueva villa de Titaguas hubo de pagar un donativo al rey de 24.706 reales de vellón.

El Consejo de Castilla envió como comisionado a José Están y los actos de toma de posesión del Privilegio de Villa comenzaron el 28 de mayo de 1729. Al día siguiente, se planteó el tema del término municipal y el síndico de Titaguas informó al comisionado que “la dicha villa de Alpuente, la de Aras y ésta han gozado comunidad en los pastos, sin señalamiento, división ni mojoneras”, y que la única noticia que tenían de una demarcación territorial era la del año anterior, cuando se segregó Aras. El 30 de mayo, al igual que había ocurrido con la villa de Aras, el comisionado le asignó como término municipal del delmario de la parroquia. El síndico de Alpuente protestó por dicho amojonamiento, ya que no guardaba la proporcionalidad con la población, tal como indicaba el Privilegio de Villa. El 2 de junio varios obreros comenzaron a construir los mojones, pero al día siguiente salieron más de 100 hombres armados de Alpuente para tratar de impedirlo. Evidentemente, hubo un largo pleito entre Alpuente, Aras y Titaguas por el tema de la demarcación de los nuevos términos municipales, que se resolvería por una sentencia de la Real Audiencia de 1757.

El 20 de septiembre de 1757 se dictó, por fin, una sentencia definitiva, mejorando la del marqués del Risco de 6 de enero de 1731. Dentro del Termino de Alpuente quedaron las casas de Tayescas, las cuales siempre había reclamado Titaguas por su mayor proximidad; mientras las casas de La Losa o La Losilla permanecieron en término de Aras; también se segregaba del término de Aras la masía de la Mailesa, que se agregaba a la de Titaguas. Ninguna de las tres partes estuvo de acuerdo y apelaron. El 8 de octubre de 1757 la Reial Audiència comisionaba al historiador Miguel Eugenio Muñoz, entonces oidor en València, para demarcar los nuevos términos. Nada hemos podido averiguar sobre sus trabajos, pero pensamos que confirmó la anterior demarcación.

Según Pascual Madoz, en 1842 Titaguas era una población de “290 casas de mediana fábrica, las que se distribuyen en 30 calles y 4 plazas; casa de ayuntamiento en donde está la cárcel, escuela de niños a la que concurren 50, dotada con 1.500 reales; otra de niñas con 60 de asistencia y 1.100 reales de dotación… Producciones: trigo, centeno, cebada, avena, maíz, algo de seda, cáñamo, vino cera, miel, patatas, judías, garbanzos, almortas, aceitunas y verduras; mantiene ganado lanar y poco cabrío… Industria: la agrícola, 5 tejedores de lienzos comunes, un batán, una alfarería y 4 molinos harineros”.

Titaguas, iglesia parroquialEn la actualidad, Titaguas es una población dedicada a la agricultura y la ganadería, con numerosas granjas y una importante actividad vinícola. La emigración que ha reducido su población a la mitad de la que tenía en 1.900, si bien en los últimos años han mejorado mucho las comunicaciones con la ciudad de Valencia.

La iglesia parroquial, dedicada a la Transfiguración del Señor, es obra del siglo XVI, cuando fue erigida vicaría dependiente de la parroquia de Alpuente, y dependió de la diócesis de Sogorb hasta 1960, en que pasó a depender de la de Valencia. Existe también la ermita del Remedio, a la salida de la población.

Hemos de destacar la figura del naturalista y orientalista D. Simón de Rojas Clemente y Rubio, que nació en Titaguas en el año 1777. Destacó como botánico en el campo de la ficología, como en el de la liquenología, de las plantas basculares e incluso estudios de la agronomía (estudio de la vid).

VLC Radio / Manuel J. Ibáñez Ferriol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *