Un ´banco bueno´ de leche para prematuros en el nuevo Hospital La Fe de Valencia

«Cualquier madre que esté amamantando a su hijo de forma satisfactoria y mantenga hábitos de vida saludables, es candidata a ser donante», según explicaron fuentes del Hospital Universitario y Politécnico La Fe.

Cientos de madres donantes, en una colaboración altruista y desinteresada, son las protagonistas del Servicio de Neonatología del centro de salud. Gracias a 220 madres donantes, más de 350 bebés prematuros y con bajo peso han recibido cerca de unos 700 litros de leche materna que han contribuido a su desarrollo en dos últimos años.

La doctora María Gormaz, neonatóloga coordinadora del banco, destacó «la enorme generosidad de estas madres que donan leche de forma solidaria y que contribuyen a mejorar la evolución de los bebés prematuros y enfermos que permanecen ingresados en la Fe».

La leche materna se mantiene como la opción de alimentación más recomendada para los recién nacidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Donada es una alternativa para aquellas progenitoras que no pueden alimentar a sus hijos debido al adelanto del parto.

En Valencia, la leche de las donantes ha servido para alimentar a bebés prematuros o a aquellos que nacieron con peso inferior a 1.500 gramos en la Fe. También constituye una ayuda para aquellos enfermos que han sufrido intolerancias digestivas, intervenciones quirúrgicas abdominales, un retraso de crecimiento intrauterino o cardiopatías congénitas.

Por este motivo, el Hospital La Fe puso en marcha el Servicio de Neonatología en mayo de 2010, y pasó a ser uno de los siete bancos de leche materna que operan en toda España. El jefe del servicio, el doctor Vicente Roqués, señaló que era necesario que «el hospital de referencia para el tratamiento de bebés prematuros contara también con este banco de leche humana».

Un 35% de las donantes son pacientes que acudieron a dar a luz en La Fe y que conocieron este servicio a través del personal de la sala de hospitalización. Pediatras, matronas o grupos de apoyo a la lactancia constituyen también el motor de difusión del banco de donantes.

Una vez se han decidido a donar la leche de forma altruista, una entrevista y una analítica de sangre bastan para poder dar este manjar que salva vidas.

La Fe proporciona a las donantes el material necesario para poder extraer la leche materna.
Las voluntarias pueden extraer la leche en su domicilio y conservarla congelada hasta el proceso de pasteurización. Tras este proceso inicial, en el centro sanitario se analiza el líquido para garantizar su idoneidad desde el punto de vista microbiológico antes de ser suministrado a los pacientes.

En ciudades como Palma de Mallorca, Zaragoza, Badajoz y Barcelona, así como los centros sanitarios de 12 octubre de Madrid y el Hospital Virgen de las Nieves de Granada, se han puesto en marcha iniciativas similares a la del banco de leche materna de la Fe.

Desde la apertura del primer banco en 2001, España ha contribuido con siete centros a la lista de los 166 bancos de leche materna que existen en Europa. Pero aún falta mucho para alcanzar los niveles de países como Suecia e Italia, según indicó Nadia García, coordinadora del 12 de octubre, quien destacó que «la carencia en la gestión de recogida para mantener la leche congelada dificulta e incluso imposibilita su distribución a otros centros sanitarios».

ESMASACTUAL|Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *