Un edificio de la calle Atocha será hotel 4 estrellas

Un edificio del siglo XIX situado en la calle de Atocha número 49 de Madrid, en el tramo situado entre Antón Martín y la plaza Mayor, será rehabilitado para convertirlo en un hotel de 4 estrellas con 85 habitaciones, ha informado este viernes el Ayuntamiento.

Su fachada principal está firmada por el arquitecto isabelino Wenceslao Gaviña, autor de palacios como los del duque de Baena y del marqués de Escalona, que responde a la arquitectura preferida por la alta burguesía y aristocracia madrileña de aquella época. El inmueble tiene protección integral, por lo que a las necesidades derivadas de la implantación del nuevo uso de hospedaje, se unirá la recuperación de la calidad y nobleza de su arquitectura.

El inmueble estuvo ‘okupado’ durante ocho meses en 2008 hasta que la Policía lo desalojó el 1 de diciembre de ese año. En ese tiempo los ‘okupas’ lo bautizaron como edificio ‘Malaya’ por tener como propietarios a personas vinculadas a dicha trama de corrupción.

Con cinco plantas y una superficie total construida de 5.011 metros cuadrados, el edificio ha sufrido a lo largo de su historia, especialmente durante los años 40 diversas intervenciones y alteraciones de volumen que suponen un impacto negativo en el paisaje urbano.

La planta baja tiene dos locales comerciales con espacios abovedados en la planta sótano y un paso de carruajes central que recorre toda la planta hasta el fondo, donde se sitúan cuadras y cocheras. Almacenes, cuartos de servicio y una vivienda, completan el nivel.

La primera planta, que consta de una sola vivienda con amplias estancias entarimadas que conservan espejos y chimeneas, se restaurará íntegramente. En el resto de sus cinco plantas se realizarán obras de acondicionamiento y redistribución interior, y la instalación de los servicios necesarios para el normal desarrollo de la actividad.

También se restaurarán las fachadas, entre ellas la principal, en la que se recuperarán los huecos del zócalo y el alzado original de 1849, al igual que el paso de carruajes, el patio central y las escaleras principal y secundaria. Se eliminarán los impactos negativos en la cubierta, y se cubrirá el patio central con un lucernario.

El Ayuntamiento asegura que la intervención se enfoca “desde un máximo respeto a la arquitectura existente” y que por ello se persigue eliminar añadidos que afecten a la composición original del edificio, conservando y restaurando aquellos elementos dignos de catalogar.

EML|AG|Fotos:J.F.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *