Un encuentro con nuestro pasado, viviendo el presente para un futuro

10000111_412939508874092_2098387602_n

Por Manuel J. Ibáñez Ferriol. Editor de ONDA3.COM.

La Real Academia de Cultura Valenciana, está de celebración. Cumple cien años. Y la sección de Ciencias de la Prehistoria y Arqueología, que dirige el doctor don José Aparicio Pérez, ha creado una gran novedad: la 1ª Feria del Libro Arqueológico. Una actividad magnífica, a favor del pasado del pueblo valenciano. 

Los pueblos que conocen su pasado, respetan su presente, trabajando por su futuro. Nuestros antepasados, nos legaron toda una serie de conocimientos, que bien estudiados, como lo hace don José Aparicio, y ordenados convenientemente, nos servirán para respetar nuestro legado cultural en todos los órdenes. Hago notar ésta acepción, porque una sociedad que respeta su legado, lo promueve, lo investiga y lo proyecta, está llamada al éxito en cualquiera de las aventuras que decida emprender. No es nada nuevo: solo los pueblos que colocan a sus mayores en el centro de la vida social, serán recompensados eternamente. Vamos a tener tres días, del 10 al 12 de Marzo, en los cuales, podemos visitar, consultar, volver a leer, todo lo que la Real Academia de Cultura Valenciana nos ofrece en ésta sección tan apasionante y hermosa como es la Arqueología.

También en la Gran Vía del Marqués del Turia, tenemos un nuevo encuentro con los libros del pasado. Valencia, al llegar sus fiestas falleras, celebra en uno de sus jardines más emblemáticos la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión. Es un lujo privilegiado, pasearse por ésta Gran Vía del Marqués del Turia, y hojear verdaderas joyas literarias impresas en tinta y papel tradicional. Es el encuentro festivo con la cultura en su máxima expresión. Valencia, ciudad dónde se imprime por primera vez un libro, Les Trobes en La Hors a la Verge María, en la imprenta de Lamberto Palmart -en la calle de Salinas-, por cierto desaparecida por la desidia de las instituciones de todo color político, se convierte en ciudad literaria del libro llamado de ocasión, de viejo o de segunda mano, pero libro en definitiva. Estos días festivos, es bueno que nos dejemos seducir por las buenas letras literarias.

Una gran institución, está un tanto tocada de medio muerte: El Colegio del Arte Mayor de la Seda. Estos días, las ricas telas de la indumentaria más valenciana, llenarán calles y plazas. Pero, ¿alguien recuerda la institución que regulaba y velaba por el comercio de la seda? El lujo y el oropel, propio del carácter barroco valenciano, nos aleja de la preocupación auténtica por conservar una de las instituciones más antiguas que posee la ciudad de Valencia, que ha creado riqueza y que entre sus muros alberga verdaderas joyas del arte del “vellut” o “capullo” del gusano de seda, materia prima fundamental para confeccionar los ricos espolines que se lucirán a lo largo y ancho de las fiestas josefinas. ¿No podríamos hacer un pequeño esfuerzo por salvar la institución? El abandono de los poderes públicos de todo signo, es patente. Podemos perder de nuevo una institución, que ha marcado la vida económica, social y cultural de nuestra ciudad de Valencia. Pensemos y pongámonos en marcha.

Mañana, día 10 de marzo de 2015, a las 19 horas, dará comienzo en la Plaza del Arzobispo, en el Museo de la Ciudad, el acto de presentación de la revista LLETRAFALLER, con asistencia de las Falleras Mayores de Valencia y sus Cortes, a la vez que muchos invitados ilustres, que darán color y calor al evento. En éste acto, será entregado el premio al Ninot de “mes tró” y al Relato Lletrafaller 2015 -que se estrena en éste año-, a la escritora, dramaturga y admirada actriz valenciana ANA AMPAR MILLAS MASCARÓS. Enhorabuena a todos, en especial al director, el periodista Juli Amadeu Arias i Burdeos, que con su particular maestria e ingenio, nos invita a la lectura valenciana y fallera, de una revista, que ya va por el número 8, y de la que todos esperamos que haga muchos números más. Bienvenida sea la gran revista fallera.

Hoy desde mi ático, he querido que fuera un contenedor cultural, porque las Fallas -como aprendí en mi comisión de Palleter-Erudito Orellana-, son el mejor embajador de la gran cultura universal que son las fiestas josefinas. Nos encontramos pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *